Compartir

Un hombre fue ejecutado ayer en una carretera del oriente de Yucatán, con lo que suman cuatro homicidios este año a manos del crimen organizado, en el que antes era conocido como “el estado más seguro de México”.

La cuarta ejecución en Yucatán en lo que va de 2022 ocurrió en la vía que une la población tizimileña de Kikil con el municipio de Panabá, donde fue hallado un auto estacionado.

Testigos que pasaban en el lugar vieron un automóvil Nissan Versa a la vera de la carretera, presuntamente con un cuerpo adentro, aunque la versión oficial es que la persona asesinada estaba a un lado del vehículo. Afuera habían casquillos de bala.

La unidad tenía placas de Quintana Roo, común en esa zona de Yucatán por su cercanía con el vecino estado. Fue asegurado por la Policía y trasladado a las instalaciones de la Fiscalía General del Estado (FGE).

El hallazgo ocurrió alrededor de las seis de la tarde, aproximadamente seis kilómetros después de la comisaría de Kikil rumbo a Panabá, cerca de la entrada a la población de Chan San Antonio, en Tizimín.

El tramo carretero fue cerrado toda la tarde y noche mientras se desarrollaban los trabajos de investigación por parte de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y la FGE.

Tras la noticia se ha originado una fuerte presencia de agentes policiales y de investigación en toda la zona, que realizan rondines en camionetas.

El ahora occiso, cuya identidad no se ha difundido, tenía varios impactos de bala, lo cual fue confirmado mediante un boletín emitido por la SSP de Yucatán, que también afirmó que en el lugar se encontraron varios casquillos de proyectil de arma de fuego.

El cuerpo fue levantado por el personal del Servicio Médico Forense y el automóvil fue retirado por una grúa de una compañía particular. En su traslado se pudo observar los sellos de la FGE para que se continúe la investigación en sus instalaciones.

El primer ejecutado este año en Yucatán, por motivos presuntamente relacionados con la actividad del narcotráfico, fue el 1 de enero en la carretera Mérida-Cancún, presuntamente luego de ser perseguido y sacado del camino por desconocidos que iban en otro vehículo: https://presidiomx.com/con-ejecucion-inicia-yucatan-el-2022/

El segundo que se tuvo conocimiento fue hallado el 15 de febrero en Progreso, con huellas de tortura y una perforación en el pecho, en montes de la zona industrial de Yucalpetén: https://presidiomx.com/fue-torturado-antes-de-ser-ejecutado/

El tercero reportado fue el 4 de abril pasado, cuyo cuerpo fue abatido a balazos en una calle de Chelem Puerto, también en Progreso. En esa ocasión las autoridades dijeron que fue para robarle una camioneta de bajo valor, que luego fue abandonada en Mérida: https://www.facebook.com/PresidioOnline/videos/272539585079324

Con el ejecutado de ayer suman cuatro homicidios del crimen organizado en Yucatán en sólo cinco meses, con lo que atrás quedó el discurso de “hechos aislados” cada vez que se le preguntaba sobre el tema al titular de la SSP, Luis Felipe Saidén Ojeda, a quien no se le ha vuelto a ver públicamente en la localidad.

El gobernador Mauricio Vila tampoco ha pronunciado una sola palabra respecto al clima de inseguridad y las numerosas ejecuciones registradas en lo que va de su administración, como se puede corroborar en una búsqueda simple con la palabra “ejecutado” en nuestro sitio web. Sus escoltas e incluso empleados de prensa impiden a los reporteros acercarse al mandatario estatal.