Compartir

 

Un elemento activo de la Policía Municipal de Motul es uno de los presuntos homicidas de un poblador que murió hoy con la cabeza destrozada.

La madrugada de este lunes un hombre fue asesinado a golpes por los hermanos Gerardo y D. B., quienes privaron de la vida a su víctima por un pleito que inició dentro de una cantina.

Mientras las autoridades municipales tratan de ocultar la ola de violencia e inseguridad que se vive en Motul, dos sujetos mataron de forma sanguinaria a un ciudadano sobre la calle 36 por 29 y 31 del centro.

El caso se quiso manejar con total hermetismo para que el alcalde de Motul,  Roger Aguilar Arroyo (a) El Zorro”, pueda mantener el discurso de que en su ciudad no pasa nada, sin embargo no se pudo ocultar tras el arribo de la Secretaría de Seguridad Pública y la Fiscalía General del Estado (FGE).

Cuando fue inevitable que el crimem se hiciera del conocimiento público, se manejó la versión de un supuesto asalto, del que los homicidas se habrían defendido y causado la muerte del ciudadano, pese a que el cuerpo tenía la cabeza destrozada.

Se pudo averiguar que la víctima salió de una cantina cercana ubicada en la calle 29 con 34 y 36, dónde minutos antes tuvo una riña con D. B., quien llamó a su hermano Gerardo.

Cuando el desafortunado hombre llegó a la calle 36, que se encuentra a oscuras por falta de alumbrado, fue atacado a media cuadra por los hermanos que le propiciaron una golpiza hasta derribarlo.

Los autores del crimen aprovecharon que dicha calle carece de alumbrado público y es utilizada para almacenar chatarra para agarrar un tubo o metal pesado y destrozarle el cráneo.

Otra versión indica que los sanguinarios hermanos golpearon la cabeza de su víctima contra el pavimento, pero coinciden en la violenta forma con la que acabaron con su vida.

Vecinos que vieron el crimen señalan que un elemento de la Policía Municipal de Motul, identificado como Gerardo B., llegó en su horario de descanso y se metió a la pelea cuando vio que le estaban ganando a su hermano.

El fallecido no fue identificado pero el sitio quedó acordonado para las diligencias de ley, en espera del Servicio Médico Forense.

Personal de la FGE y de la Policía Estatal de Investigación arribaron al sitio y armaron un operativo, que dio como resultado la detención de los posibles autores del crimen, que conmocionó a Motul y dejo en evidencia la falta de seguridad que se vive en la administración de El Zorro”.