Compartir

Anoche ocurrió el derrumbe del techo de una bóveda subterránea en la colonia Bojórquez de Mérida, que dejó al descubierto una oquedad de alrededor de ocho metros de diámetro y una profundidad de unos tres.

El hundimiento del suelo en dicha colonia del poniente de Mérida dejó en incertidumbre a los vecinos que viven alrededor, por el temor de que pueda originarse un socavón de mayores dimensiones.

El agujero que se abrió afectó parte de un predio ubicado en la esquina de las calles 110 y 59-G y abarcó hasta la banqueta en la vía pública, desde donde se aprecia el derrumbe en el interior.

Unos cinco centímetros de grosor del concreto de la banqueta es lo único que separa a la superficie del vacío creado por el gran agujero.

El derrumbe nocturno fue perceptible para los vecinos que viven enfrente, que dicen que sintieron como un pequeño temblor, pero fue hasta la mañana cuando los propietarios de la casa se percataron de la oquedad en el frente.

Los habitantes de la casa dieron aviso a los servicios de emergencia y alrededor de las 11 del día llegaron elementos de la Secretaría de Seguridad Pública, que acordonaron las calles aledañas en prevención de nuevos derrumbes.

La corporación dio aviso a las autoridades de Protección Civil, que a su vez notificaron al Ayuntamiento de Mérida y fueron enviados ingenieros del área de Obras Públicas para valorar la situación.

Será en los próximos días cuando la autoridad emita un dictamen que permitirá a los propietarios de la casa y los vecinos si es seguro el lugar donde habitan o se requerirá algún desalojo provisional.

Lo anterior, debido a las versiones de los propios vecinos de que se trata de una caverna con cientos de metros de extensión que abarca amplia zona, que se extiende hacia el oriente, llega hasta el campo de beisbol de la colonia y colinda con el Parque Ecológico del Poniente.

Sin embargo, esta versión no puede ser confirmada de manera preliminar por las autoridades, que tendrán que hacer estudios más detallados para determinar el área que pudiera encontrarse en riesgo, o descartarlo si es el caso.

Por lo pronto se mantienen cerradas al tránsito vehicular las dos calles que confluyen en la esquina mencionada y agentes de la SSP montan guardia para vigilar que se respete esa restricción.

El señor Rubén Argáez y su hermana, habitantes de la calle 110, narraron a PRESIDIO que ya tenían conocimiento de la oquedad y que incluso la habían caminado en varias ocasiones debajo de la tierra, hace unos 30 años aproximadamente.

Recordaron que la parte que se derrumbó estaba antes al descubierto y era el lugar donde accedían al resto de la caverna, la cual –insistieron- mide decenas de metros de extensión y que en alguna ocasión brotó agua desde abajo, por lo que no descartaron la existencia de un cenote o vena de agua que corra por el sitio.

Se espera que en las próximas horas la autoridad municipal se pronuncie al respecto, pues hasta el momento se carece de información oficial sobre este hundimiento que ha causado inquietud entre los meridanos, pues una situación similar se presentó en abril de 2019 en la calle 28 por 29 de la colonia García Ginerés (https://presidiomx.com/cubren-cueva-que-se-abrio-en-calle-del-centro/).

Vea aquí nuestro reporte en vivo de lo ocurrido en la colonia Bojórquez: https://fb.watch/6d14lMbe0L/