Compartir

El cadáver de un hombre fue robado anoche de un domicilio donde lo estaban velando por sus familiares.

El hecho ocurrió en el municipio de Acanceh alrededor de las 10 de la noche de ayer, en un predio de la calle 19 por 32 y 34 de la colonia Santiago, donde de manera sorpresiva llegaron policías vestidos de civil que son hermanos del occiso, también policía.

Los parientes sacaron por la fuerza el cadáver con el ataúd de Bertoldo Eliezer Nah Ortiz, de 34 años de edad; lo subieron en un mototaxi en el que llegaron y se dieron a la fuga. En la casa sólo había cuatro mujeres que poco pudieron hacer para evitarlo.

Según narró la viuda Guadalupe del Rosario Domínguez Koh, ella se encontraba en la puerta de su domicilio con una tía y dos parientes más cuando llegaron alrededor de 15 sujetos en dos mototaxis y motocicletas.

La sustracción del cuerpo fue perpetrada por la subcomandante de la Policía Municipal de Acanceh, Karla Noemí Nah Ortiz, ayudada por hermanos y tíos que son elementos de la misma corporación.

La hermana del fallecido, jefa en la Policía Municipal.

“Estaba llegando la rezadora. Ya habíamos puesto flores y veladoras cuando vimos que llegaron dos mototaxis llenos de gente”.

Cuando se bajaron identificó a los hermanos de su esposo, quien también fue policía municipal, pero creyó que llegaron para acompañarlos en el rezo. De pronto brincaron hacia ellas, las empujaron y sujetaron para permitir que entren los demás por el cuerpo sin vida.

La esposa trató de evitarlo, pero la sujetaron con fuerza por la subcomandante, que le dejó arañazos en los brazos al clavarle las uñas mientras la arrastraba, según narró.

Los demás sujetos alzaron el ataúd y lo atravesaron en el mototaxi para enseguida retirarse. Afuera de la casa fue dejada la base metálica del féretro.

El cadáver fue llevado a casa de la mamá del occiso, Eliza Noemí Ortiz Ku, en la calle 17 por 42, pero antes de retirarse, la hermana les dijo que si querían llamar a la Policía perdían su tiempo porque “no van a venir, ya di la orden”.

Sin embargo, pidieron auxilio a la autoridad y, luego de insistir, finalmente llegaron las patrullas, pero más de una hora después.

La viuda señaló que recibió de Karla insultos y ofensas. “No me importa lo que digan o hagan, me lo voy a llevar”, les dijo a las impotentes mujeres

El fallecido era también policía, junto con su hermana la subcomandante Karla, a partir de la presente administración que encabeza el alcalde Mario Cruz, emanado del partido Nueva Alianza.

Según se averiguó, el ahora occiso perdió la vida por cirrosis, pues era aficionado a la bebida y últimas fechas se había puesto bastante mal de salud.

Estuvo ingresado en el hospital de la población, pero fue desahuciado y enviado a su casa para que pase sus últimos días.

Sin embargo, luego de una semana, ayer domingo al mediodía se puso peor y empezó a vomitar sangre, de modo que su esposa lo regresó al hospital, donde falleció a las 4 de la tarde.

El cuerpo fue trasladado por una funeraria al domicilio de su esposa e hijos, como según era su voluntad, alrededor de las 9 de la noche. Una hora después llegó el comando de sujetos que robaron el cadáver.

Estuvo casado con su ahora viuda por 14 años, legalmente y por la iglesia. Sin embargo, comentó, nunca la aceptaron por la familia de su esposo y ayer se lo arrebataron de su lado para darle el último adiós.

Pese a lo ocurrido, la autoridad de Acanceh avaló que el cuerpo de elementos de la Policía Municipal acompañara esta tarde el cortejo fúnebre hacia el cementerio de la localidad, donde lo despidieron con honores y custodiaron a los familiares que participaron en la sustracción del cadáver.

 

El delito fue denunciado anoche mismo en la agencia de la Fiscalía estatal con sede en Kanasín y quedaron asentados en la carpeta de investigación UNATD23-GN/003426/2021.

Ahí le dijeron a la viuda que “no pueden hacer nada” al respecto. Tampoco le entregaron copia de su denuncia porque “no estaba la persona que pone el sello”.

La información recabada por PRESIDIO fue confirmada en la propia comandancia de Acanceh, donde se informó que Karla Nah Ortiz es elemento activo y desempeña el puesto de subcomandante.

Sin embargo, no se ha procedido de manera legal por los hechos y tampoco se informó si habría alguna sanción para la servidora pública, pues se argumentó que se encontraba franca al momento de cometer el delito denunciado.