Compartir

Una persona de la tercera edad perdió la vida afuera del Hospital General San Carlos de Tizimín, cuya «nueva administración» fue nombrada hace pocos días.
El paciente murió en las puertas luego de viajar en ambulancia para su atención médica desde el municipio de Cenotillo.
El señor Amado C. Canché, de 63 años de edad, padecía Cirrosis Hepática y se informó que esa fue la causa de su muerte. Sin embargo, en una nota médica se podía leer que fue trasladado para atenderle una «neumonía debida a otros virus».

El conductor de la ambulancia, de nombre Juan Cab C., declaró que al llegar al Hospital General San Carlos explicaron al personal sobre el padecimiento del señor Amado Canché.
En la clínica les indicaron que tendría que acudir al área de Covid-19, cuya entrada se ubica sobre la calle 46 por 69.
Los paramédicos cruzaron la vialidad acompañando al paciente, el cual se desvaneció en medio de la vía pública.
De inmediato se solicitó ayuda en el nosocomio y una doctora salió para atenderlo, sin embargo sólo pudo confirmar que el cuerpo ya no tenía signos vitales.

Con el cambio de administración en el municipio de Tizimín con Pedro Couoh como alcalde, en el nosocomio también fue nombrado el mes pasado un nuevo director, que ofreció mejorar los protocolos de atención.
Incluso en una rueda de prensa, a la cual no fue invitado PRESIDIO, el galeno Adrián Cepeda Cutz dijo que su compromiso era reestructurar el servicio y mejorar la respuesta en la atención al paciente.

Tras el deceso afuera del hospital, el área fue acordonada en espera del personal del Instituto de Ciencias Forenses, que realizó el levantamiento del cuerpo.
El médico forense que valoró el cadáver certificó la muerte como patológica, a causa de una Cirrosis Hepática por alcoholismo, luego de averiguar que el hombre ingería con frecuencia bebidas embriagantes.