Compartir

Aproximadamente dos kilómetros del tramo carretero Maxcanú-Opichén se encuentran destruidos desde hace más de un año, luego de que comenzarán a circular por dicha vía tráileres de una empresa porcícola.
Varios accidentes se han registrado en esa vía por las malas condiciones del pavimento, lo que ha provocado el enojo y rechazo de los pobladores de las comisarías cercanas, quienes hoy se contactaron con PRESIDIO para hacer público su reporte.

Señalan que los más afectados y molestos son los habitantes de Opichén y Calcehtok, sin embargo los perjuicios alcanzan a cualquier vehículo particular que transiten por el rumbo y a los colectivos del transporte público, que diariamente circulan por esa carretera.

Explicaron que hace un año se empezaron a observar pequeños baches en la vialidad y los vieron crecer cuando grandes camiones de la empresa «Kekén» comenzaron a circular todos los días por el rumbo.
Pese a los reportes de la gente a sus autoridades, éstas han restado importancia al asunto y hasta el momento no se sabe que la empresa de alimentos aporte al municipio para su reparación, pese a ser una compañía altamente lucrativa.

Actualmente la carretera se encuentra destrozada a lo largo de los dos kilómetros que van del puente de Maxcanú a la comisaría de Santa Cruz, sin embargo los 15 kilómetros restantes de la vía no reciben mantenimiento y se espera que en poco tiempo quede en las mismas pésimas condiciones.