Compartir

Con más del 90 por ciento de su cuerpo quemado, un joven perdió la vida la noche del lunes en las instalaciones del Hospital General de Tizimín.
El hecho se dio el pasado sábado, cuando José L. Caamal Z., de 23 años de edad, se encontraba en visible estado de ebriedad y sacó de un bulto una botella con gasolina.

El joven vertió el combustible por todo su cuerpo y, minutos después, decidió prenderse fuego. Casi de inmediato cayó en cuenta de lo que hizo y pidió ayuda a los vecinos de la zona, quienes con sábanas y agua lograron apagar el fuego.
El joven fue valorado por paramédicos de la Secretaría de Seguridad Pública y trasladado de emergencias al Hospital General San Carlos, donde se supo que fue intubado.

Se averiguó que José Caamal sería trasladado a un nosocomio en Mérida pero esto no sucedió. El lunes perdió la vida en dicho hospital por un posible choque hipovolémico, que se presenta cuando el cuerpo no está recibiendo un flujo de sangre suficiente, y posterior paro cardíaco.
Agentes de la Fiscalía General del Estado y del Instituto de Ciencias Forenses hicieron el levantamiento del cuerpo para la necropsia de ley, que definirá las causas exactas de la muerte.