Compartir

Un agricultor de Baca sufrió la quema de sus colmenas, presuntamente ordenada por un empresario, y luego fue “levantado” e incomunicado por la Policía Yucateca.

La destrucción del apiario ocurrió el lunes pasado, cinco meses después de que a otro agricultor le destruyeran sus cultivos de pithaya con intención de que abandonen los terrenos que ocupan para trabajar.

El señor Isidro Cecilio Pech Canché, 51 años de edad, dio a conocer la matanza de sus abejas en un terreno localizado a un costado de la carretera Mérida-Motul. Interpuso la denuncia 774/12 por la quema de sus colmenas.

El motivo, según señaló a PRESIDIO, es porque lo quieren sacar de sus tierras por un empresario de nombre Alberto Yañez Castro, el cual ha acaparado terrenos ilegalmente porque son de uso común.

El inversionista, del cual sospechan realiza “lavado” de dinero en Yucatán, ha construido una estación de servicio que se encuentra en el kilómetro 18.5, la cual llama la atención por ser ostentosa, no tiene afluencia de clientes y sigue en crecimiento.

Otros campesinos de Baca han sufrido acoso y agresiones por sujetos ajenos a la comunidad que son contratados por Rafael Yañez Castro, señalaron, para lograr su expulsión de los terrenos en disputa.

El señor Isidro Pech narró a PRESIDIO que el lunes por la mañana llegó a su parcela, localizada detrás de los terrenos que ocupa la gasolinera, y vio salir a varias personas, entre ellas a Rafael Yañez, hermanito del citado empresario.

Cuando llegó a donde estaba su apiario encontró que habían quemado sus colmenas y sus abejas estaban muertas.

“Fueron dos filas de siete colmenas cada una las que fueron incendiadas. Cada caja alberga a unas 130 mil abejas”, indicó, lo que representa la mitad de su apiario conformado por 25 colmenas.

Detalló que cada caja le cuesta 4 mil pesos, es decir, tuvo daños por 56 mil pesos, además de las pérdidas por cosechas que esperaba este año. Las 14 colmenas le daban un tambor de miel cada cuatro meses, que vende en alrededor de 18 mil pesos.

“Este fruto del esfuerzo que realizamos los campesinos de Yucatán viene a ser destruido en unos instantes por empresarios de otros lugares que reciben apoyo de las autoridades; sólo vienen a agredirnos”, señaló impotente por la injusticia.

Al día siguiente acudió a la Fiscalía General del Estado para denunciar los hechos. Horas después, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) lo detuvieron afuera de su terreno por orden de un comandante identificado como Javier, a cargo de la unidad 6670.

El campesino fue “levantado” el martes por los elementos estatales y lo trasladaron a una celda en el municipio de Progreso, donde lo mantuvieron incomunicado. Sus familiares emprendieron la búsqueda del campesino desparecido, hasta que dieron con él a varios kilómetros de distancia.

Ayer recuperó su libertad, con un amparo, aunque su motocicleta sigue desaparecida. Los motivos que la Policía informó fue por “disturbios en la vía pública” y falta administrativa, pero lo consideraron un secuestro.

En tanto, agentes ministeriales de la Fiscalía acudieron al terreno del afectado para tomar evidencias de los daños causados a su apiario.

Por estos hechos los ejidatarios de Baca se han unido para tratar de hacer frente a Yañez Castro, quien tiene una denuncia previa porque hace cinco meses varios sujetos destrozaron cultivos de otro campesino, Manuel Jesús Cauich Poot.

En esa ocasión machetearon unas 200 plantas de pitahaya en una hectárea que forma parte del programa “Sembrando Vida” del gobierno federal.

Luego Cauich Poot también fue detenido sin mayor explicación, más que por trabajar tierras de uso común que supuestamente son propiedad privada.

El arresto en febrero pasado fue realizado por elementos municipales en su terreno, lo que provocó un altercado entre ejidatarios y la autoridad de Baca porque favorece al empresario, como publicamos: https://www.facebook.com/PresidioOnline/posts/990080808491790

Los ejidatarios de Baca acudieron a la Procuraduría Agraria en busca de apoyo y, para su sorpresa, les dijeron que lo mejor es que ese terreno se quede ocioso porque “no se sabe de quién es”.

Relataron que el empresario les dice que “estas tierras son mías y te tienes que salir”, pero no cuenta con ninguna escritura, aseguran, ya que el único documento que podría tener es una cesión, es decir, en calidad de préstamo y otorgado por una asamblea, pero ésta no se ha realizado.

Los campesinos tienen una denuncia ante la Fiscalía con el número 248/21 por el despojo de tierras y por las agresiones.

“Rafael Yañez mete gente desconocida a los terrenos, rompe cosas, nos amedrenta, y no tenemos el apoyo de ninguna autoridad, ni federal, estatal o municipal, sino todo lo contrario”.

Anticiparon que seguirán en su lucha por las vías legales y convocaron a unirse contra los empresarios que están despojando de su patrimonio a los campesinos yucatecos, al amparo del gobierno del estado y la presunta complicidad de la Policía Yucateca.

 

Síguenos en nuestro Facebook: https://www.facebook.com/PresidioOnline