Compartir

 

Desde hace varios días agentes de la Policía Estatal de Investigación (PEI) rondaban por el municipio de Peto vestidos de civiles como parte de un operativo antidrogas, que fracasó por un imprevisto “pitazo” que ayudó al criminal a escapar.

Detuvieron a su esposa, una joven de 23 años de edad, que se encontraba con sus dos hijos que también fueron asegurados.

Un reporte anónimo motivó la movilización para detener a conocido distribuidor de droga en la comunidad, según la información oficial, y con una orden de cateo entraron durante la madrugada a la vivienda, ubicada en la calle 17 por 34 y 36 de la colonia Francisco I. Madero.

Las autoridades yucatecas entraron para arrestar al sujeto que estaban buscando, pero le habrían dado un “pitazo” que le permitió escapar.

Cuando los agentes ingresaron al predio sólo encontraron a su esposa y dos hijos, por lo que se tuvieron que conformar con la detención  de la joven mujer por “su presunta responsabilidad en el delito de narcomenudeo”.

Los niños fueron resguardados por elementos de la Unidad Especializada para la Prevención de la Violencia Familiar y de Género (UNIPREV) para posteriormente quedar al cuidado de la abuela materna.

El ruido que hicieron los policías de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y personal de la Fiscalía General del Estado al forzar la puerta para ingresar, despertó a los vecinos que salieron de sus casas.

Vieron como unos agentes intentaban entrar por la puerta mientras otros escalaban la pared de la casa para entrar por las ventanas, pero sus esfuerzos habrían sido frustrados con horas de anticipación.

Lo ocurrido fue manejado con hermetismo por parte de las autoridades locales, aunque posteriormente la SSP emitió un comunicado informando sobre el cateo antinarcóticos en Peto.

Según el comunicado, ejecutaron una orden de aprensión en un predio del municipio con apoyo del Ejército, Marina y Guardia Nacional, mientras agentes de la Fiscalía aseguraron drogas naturales y sintéticas.

En la vivienda fue detenida una mujer por su probable responsabilidad en el delito de narcomenudeo y con ella estaban sus dos hijos, de cuatro años y dos meses de edad.