Compartir

Una señora de la tercera edad encontró a su nieto sin vida y en estado de descomposición, cuando lo fue a visitar a su casa en el sur de la ciudad.

El joven, de unos 23 años de edad, estaba tirado en el piso con una soga amarrada al cuello, por lo que las primeras versiones indican que murió por un golpe en la cabeza.

La abuela llegó a la casa de su nieto en el fraccionamiento Bosques del Pedregal, sobre la calle 97-D por 66-E y 66-G, a la que entró y se encontró con la macabra escena.

Completamente impactada, salió del predio para pedir ayuda a los vecinos, que dieron aviso al número de emergencias.

Elementos de la Policía Estatal llegaron al sitio y confirmaron que dentro de la casa se encontraba el cuerpo del joven, ya en estado de descomposición.

Los agentes acordonaron el área en espera del personal de la Fiscalía y del Servicio Médico Forense, que se encargarían de descartar hechos violentos y levantar el cadáver.

En el lugar de los hechos se logró averiguar que el joven, de nombre Andres, vivía solo y al parecer padecía de depresión. Hace poco su esposa lo abandonó y él comenzó a perderse en la bebida.

Las primeras versiones señalan que intentó suicidarse por la vía del ahorcamiento, sin embargo la soga que amarró a su cuello se reventó y se habría golpeado la cabeza contra el piso, lo que al final terminó por quitarle la vida.