Compartir

 

Una abuelita de Tizimín no se salvó de la delincuencia y fue víctima de un robo en su tortillería, a la que entraron una o más personas para llevarse todas las ganancias.

La señora Irma M. Chan, de 62 años de edad, perdió más de 10 mil pesos en efectivo pero decidió no interponer una denuncia en el Ministerio Público.

A la tortillería “Sagrado Corazón de Jesús”, ubicada en la calle 45-A por 70 y 72 del centro, llegaron unidades de la Policía Municipal alrededor de las 8:30 de la noche, ante el reporte de robo.

Los oficiales se entrevistaron con el hijo de la dueña, el señor René A. Chan, de 36 años de edad, quien informó que cerró el negocio en el horario acostumbrado, sin embargo regresó horas después para poner a cocer el nixtamal.

Fue entonces cuando vio que la puerta trasera, que habían asegurado con una tabla de madera, se encontraba semi abierta.

Revisó donde guardan todo el dinero de las ventas, con una cantidad aproximada de 10 mil pesos en efectivo, y notó que el dinero ya no estaba.

Al prestar más atención observó que los ladrones también se llevaron 15 piezas de acero inoxidable, 3 perfumes de caballero y 5 encendedores, por lo que avisó a su mamá y dueña de la tortillería, y posteriormente a la Policía.

Luego de que los agentes tomarán conocimiento del hecho, la abuelita anticipó que evitaría poner su denuncia ante la Fiscalía General del Estado, lo que ayudaría a los delincuentes a evadir la justicia.