Compartir

La huelga del Sindicato de Trabajadores del Poder Judicial comenzó hoy de 8:00 de la mañana y acabó dos horas después, dejando parcialmente suspendidas las actividades en los juzgados y áreas administrativas del edificio ubicado sobre la calle 35 del centro de Mérida.

Posterior a ese tiempo, sólo los juzgados familiares I, III y V retomaron completamente sus funciones, mientras los demás estarán atendiendo sólo audiencias.

Gente del Palacio de Gobierno de Yucatán se contactó este miércoles con los manifestantes para platicar sus demandas, pues el paro laboral fue motivado por el Ejecutivo, cuando negó el aumento salarial del próximo año.

El Sindicato Único de Trabajadores Administrativos y Manuales del Poder Judicial de Yucatán (SUTPAMPJY) manifestó que, por segundo año consecutivo, el Gobierno del Estado pretende dejar sin aumento al salario a los trabajadores del Poder Judicial.

Lo anterior, pese a que el Poder Judicial contempló en su proyecto de presupuesto presentado al Ejecutivo una partida destinada para aumentar en 7% el salario de 1,200 servidores públicos judiciales, lo que representa 24 millones de pesos.

Los trabajadores se mantuvieron “de brazos caídos” por dos horas, antes de retomar sus actividades y después de recibir la llamada del Palacio de Gobierno, para reiterar que se mantienen firmes con la amenaza de paralizar completamente el Poder Judicial.

Hoy comenzó en el edificio de la calle 35 del centro y diariamente se irán sumando más juzgados.

Para mañana jueves 2 de diciembre, además de los paros realizados hoy, se sumarán los juzgados mixtos y de control de Umán y el juzgado de Ticul.

Al día siguiente, el viernes 3, los de Ticul, Izamal y Valladolid serán los siguientes en unirse a la huelga.

El lunes 6 de diciembre continuarán con los juzgados mixtos y de control de Kanasín y al día siguiente serán los de Progreso y Tekax.

Los días 8 y 9 se sumaría el edificio anexo al Penal, donde están los Juzgados Civiles y el Juzgado Penal Tradicional, así como áreas administrativas y los juzgados del Centro de Justicia Oral de Mérida.

Si para el día 10 de diciembre las solicitudes no han sido atendidas se unirán al paro laboral todos los juzgados y áreas administrativas que falten en Yucatán. Es decir, el juzgado mixto de Tizimín, el VI y VII, el Juzgado Especializado de Justicia para Adolescentes y finalmente el Tribunal Superior de Justicia.

De esta manera los trabajadores del Sindicato dan 10 días al Gobierno del Estado para dar una solución positiva a sus demandas, o de lo contrario dejar a los yucatecos sin las funciones del Poder Judicial.