Compartir

Un saldo fatal dejó la tormenta que ayer se abatió sobre la Península de Yucatán.

Una niña de tres años de edad murió por el susto que le causó la caída de un rayo cerca de su casa, en la ciudad de Tizimín, al oriente del estado.

Trágica tarde se vivió cuando una pequeña de tan sólo 3 años de edad perdió la vida por un infarto que le provocó el estruendo por una descarga eléctrica durante la lluvia de ayer.

Trascendió que la menor se encontraba dentro de su domicilio, en la colonia “La huayita”, cuando su casa se cimbró por la caída de un rayo en las cercanías.

El fuerte estruendo hizo que la menor se impresionara y se desmayara. El susto fue tal, que le provocó un infarto.

Sus padres intentaron reanimarla, pero no respondió, de modo que llamaron a los servicios de emergencia, pero luego decidieron abordarla en un vehículo particular.

Posteriormente arribaron al lugar los elementos de la policía municipal y estatal, pero la familia ya se había ido en busca de ayuda.

Los familiares la trasladaron de urgencia a las instalaciones del hospital del IMSS de Tizimín, en donde fue ingresada para su atención médica.

Minutos después, sus padres fueron notificados del fallecimiento de la bebé, poco antes de las 7 de la noche.

Al principio corrió la versión de que la niña falleció porque le cayó el rayo cuando se encontraba en su casa, de modo que llegaron agentes de la Policía Estatal Investigadora (PEI) y se esperaba que el Ministerio Público arribe para las diligencias correspondientes.

Desafortunadamente se informó que la pequeña en realidad sufrió un infarto lo que le arrebató la vida. Personal de la PEI y del Instituto de Ciencias Forenses tomaron conocimiento del hecho.

Se certificó la muerte como patológica, de modo que una funeraria se hizo cargo de los procedimientos legales para darle hoy cristiana sepultura tras velarla en su predio de la colonia La huayita.