Compartir

Lo inimaginable ocurrió ayer en el municipio de Chemax, al oriente de Yucatán, donde a una persona le pasó encima una aplanadora de calles.

Fue un menor de edad quien pereció arrollado por la maquinaria pesada que realizaba obras para pavimentar calles.

El fatídico hecho ocurrió al mediodía de ayer sobre la calle 21 por 26 de la población de Chemax, cuando un menor de 13 años de edad iba en su bicicleta sobre una calle que está en pavimentación.

 

El menor Carlos E. T. Y. fue mandado a hacer compras y el operador de una aplanadora no se percató de su presencia y le pasó encima la maquinaria.

Una versión dijo que lo golpeó con la máquina y luego lo arrolló. Otros señalaron que el niño derrapó en la polvosa arteria y el operador no lo vio caer, de modo que continuó su camino con la consecuencia fatal.

Las personas que se encontraban cerca y que vieron caer al menor le gritaron al trabajador para que se detenga, pero no hizo caso.

Presuntamente el guiador de la aplanadora tenía puesto audífonos, de modo que estaba distraído y no se percató de lo que sucedía a su alrededor.

Tras lo ocurrido se dio a la fuga y dejó abandonada la pesada unidad con el motor en marcha.

Testigos del hecho dieron aviso inmediato a los números de emergencia, tras lo cual llegaron agentes de la Policía Municipal de Chemax y luego paramédicos de la Secretaría de Seguridad Pública desde Valladolid, que verificaron que el niño aún contaba con signos vitales.

El menor sufrió aplastamiento de las piernas, cadera y parte del abdomen.

Aseguraron que la ambulancia de Valladolid llegó a las 3 de la tarde, tres horas después de que el niño continuaba tendido en el suelo.

Los socorristas lo abordaron a una ambulancia y trasladaron de urgencia al Hospital General de Valladolid.

Alrededor de las 7 de la noche, el personal del nosocomio informó que el pequeño ciclista había perdido la vida por la gravedad de sus múltiples lesiones pese a los esfuerzos por mantenerlo vivo.

La familia del niño es de muy escasos recursos y no cuentan con dinero para cubrir todos los gastos del funeral, de modo que se difundió un número de tarjeta del papá Saturnino Tep 4027665792661119 de Banco Azteca para recibir apoyo de la sociedad.

Agentes del Instituto de Ciencias Forenses realizaron el levantamiento del cuerpo para la necropsia de ley, mientras que elementos de la Policía Estatal de Investigación indagaban sobre los hechos.

Los pobladores señalaron que el operador de la aplanadora pudo darse a la fuga con el apoyo de las autoridades policiales locales y se quejaron de que el director de la Policía Municipal Rodolfo Uicab se mantenga en su puesto con el cambio de administración.

También recriminaron al alcalde y a los votantes por tolerar el abandono en que, según señalan, los tiene el edil Lucio Balam Herrera.

“Tal vez si tuviéramos una ambulancia bien equipada y con paramédicos profesionales se pudieran salvar muchas vidas, ya que muchas veces la falta de atención oportuna es la principal causa de pérdidas humanas”, expusieron en las redes sociales.

“Cada tres años este sinvergüenza mentiroso nos promete de todo pero apenas ocupa el cargo se olvida de sus promesas de campaña. Es una cosa inaceptable, ya que cada año llegan más de 215 millones de pesos al municipio, cuánto puede costar una unidad de emergencia, acaso la salud no es lo primero?”, añadieron.

Asimismo dijeron que posiblemente se convoque para mañana jueves a un plantón para exigir justicia, ya que este fallecimiento no debe quedar impune.