Compartir

Esta mañana de viernes falleció un trabajador de una compañía de gas que resultó electrocutado en calles del centro de Mérida.

La fuerte descarga eléctrica la recibió el ahora occiso en las primeras horas de hoy, cuando se disponía a abastecer un tanque estacionario en el techo de un predio.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 2 de la madrugada en la calle 65 por 68 y 70 del centro de la ciudad, como PRESIDIO reportó en vivo: https://fb.watch/aH44xiUk70/

Carlos Isaías Barrera Aguilar llegó al sitio a bordo de un camión de “Gas Zeta” junto con un compañero de labores.

Mientras el chofer se disponía a operar los instrumentos de la unidad para iniciar la descarga del combustible, Barrera Aguilar colocó una escalera metálica para acceder a lo alto del predio marcado con el número 555.

Sin embargo, en un descuido la escalera de aluminio topó con los cables de energía eléctrica de alta tensión que cruzan en la vía pública y el trabajador recibió la descarga.

Su compañero R.A.P.M., quien se encontraba en lugar, de inmediato dio aviso a los servicios de emergencia al ver lo ocurrido, pues Carlos Isaías además se precipitó de una altura de cinco metros.

Al sitio arribó la unidad 267 de la Policía Municipal de Mérida, cuyos ocupantes confirmaron el reporte y solicitaron el apoyo de paramédicos.

En pocos minutos llegó la ambulancia Y-35 de la Secretaría de Seguridad Pública, cuyos socorristas verificaron que aún tenía signos vitales y lo trasladaron de emergencia al hospital T-1 del IMSS para su atención médica.

La calle 65 del incidente fue delimitada con cinta restrictiva en el cruce con la 68, no así en la 70, por donde accedió el reportero de PRESIDIO al lugar de los hechos y fue expulsado sin motivo por los elementos municipales cuando posteriormente colocaron el segundo listón amarillo.

A los segundos de retirarse el comunicador, los policías quitaron la cinta y permitieron el tránsito peatonal y vehicular.

El camión de la grasera fue retenido en el sitio en espera de personal perteneciente a la Fiscalía General del Estado. Al lugar llegaron representantes de la empresa.

El fallecimiento del infortunado trabajador ocurrió durante la mañana en el hospital debido a las graves lesiones sufridas al ser electrocutado y el golpe en el piso.

Tenía 36 años de edad y era vecino del fraccionamiento Santa Ana de Kanasín.

Le sobreviven su esposa y dos hijos menores de edad. Se supo que el cuerpo de Carlos Isaías es velado en la funeraria “Poveda”.

Su madre Aída Rosa Aguilar viuda de Barrera recibe las condolencias de familiares y amigos, que describieron al fallecido como una persona “joven y muy agradable con toda la gente. Era muy alegre”.