Compartir

A punto de morir degollado acabó un motociclista que circulaba durante la noche en el municipio de Tahdziu, cuando se atoró con una soga atravesada sobre la calle 4 de la colonia Santa Rosa.

El joven conductor, José Santiago Zozaya Cen, de 26 años de edad, cayó al pavimento con un profundo corte en la garganta del que perdía una importante cantidad de sangre; fue trasladado y rechazado en dos hospitales diferentes por la gravedad de sus lesiones, hasta que llegó a la ciudad de Mérida.

En un domicilio de la calle 4 entre 5 y 7 de la colonia Santa Rosa, vecinos realizaron una fiesta y cerraron la vialidad con una soga de lavado, sin poner señalamientos y sin el permiso del Ayuntamiento de Tahdziu.

A palabras de la familia del joven motociclista, los organizadores de la fiesta son parientes de un comandante de la Policía Municipal y la corporación está haciendo lo posible por encubrir el caso.

El accidente ocurrió entre las 18 y 19 horas, cuando el sol se había ocultado. El motociclista se atoró con la soga a la altura del cuello y la tensó a su máximo punto, hasta que se le cortó la garganta y fue derribado de su unidad.

La moto quedó a pocos metros del joven, que, a palabras de los médicos, perdió casi la mitad de su sangre y se encontraba entre la vida y la muerte.

Agentes municipales fueron los primeros en llegar al lugar para llevarse el vehículo, la soga y retirar la evidencia. El charco de sangre tampoco tardó en ser cubierto con cal.

Se le preguntó al respecto al comandante en turno de la Policía Municipal de Tahdziú pero se negó a dar información, argumentando que se trata de un asunto “delicado y es confidencial”.

En la corporación aseguraron también que no levantaron un reporte de lo sucedido porque la Secretaría de Seguridad Pública se hizo cargo de todo, aunque admitieron haber acudido al lugar de los hechos.

El lesionado fue traslado al municipio de Peto donde fue auxiliado por paramédicos de la Secretaría de Seguridad Pública, luego de que fuera abandonado por ocupantes de una patrulla de la Policía Municipal de Tahdziú, frente a la base de Bomberos ubicada en la calle 28 por 31 y 33 del centro de Peto.

Los paramédicos lo estabilizaron y llevaron al Centro de Salud más cercano, pero debido a que estaba grave no fue aceptado; fue traslado al Hospital General de Tekax, donde casi inmediatamente fue remitido en una ambulancia equipada al Hospital General Agustín O’horán en Mérida, pues en ese punto había perdido mucha sangre y las complicaciones médicas eran mayores.

Se averiguó que había perdido casi la mitad del total de su sangre y la lesión en el cuello era grave, por lo que su vida estaba en riesgo.