Compartir

Elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) de Yucatán lograron la captura esta mañana del hombre que asesinó a su ex pareja mediante tajos en el cuello, el domingo pasado por la noche.

Policías estatales, municipales, elementos de la Policía Estatal de Investigación y de la Fiscalía General del Estado realizaron un operativo de búsqueda del homicida en montes de Huhí, en donde se internó tras dar muerte a su ex esposa.

El sangriento hecho ocurrió alrededor de las 11 de la noche del domingo, durante el eclipse lunar, y la acción policial rindió frutos 36 horas después, a las 10:30 de la mañana de este martes.

El feminicida estaba escondido en una “sascabera”, cercano al campo de futbol de la población, debajo de un árbol, según testigos, pues a la búsqueda se unieron los propios habitantes de Huhí.

Fueron los mismos vecinos los que narraron a PRESIDIO que la señora asesinada, identificada como Esther Maas Polanco, de 39 años de edad, ya había puesto varias denuncias por violencia contra este sujeto, “pero nadie le hizo caso”.

Debido a que temía por su vida, la mujer huyó del pueblo y se fue a vivir al municipio cercano de Acanceh. Sin embargo, hace poco regresó a la casa familiar, donde el domingo llegó José Manuel Pech Chi, conocido como “Chicote” y comenzó a discutir con ella porque supuestamente ya tenía nueva pareja.

Tras los gritos e insultos, el sujeto tomó un arma y le asestó tajos en el estómago y el cuello, momento en que los vecinos salieron a ver qué ocurría y vieron cuando Pech Chi huyó y se metió a los montes.

De inmediato dieron aviso a la Policía tras ver a la mujer desangrándose y se montó un operativo de búsqueda, como informamos en vivo desde el lugar: https://www.facebook.com/PresidioOnline/videos/694878745176230

Se informó que en la búsqueda en los montes cercanos también participaron elementos caninos y drones, pues alguien vio al homicida caminando con una botella de agua cerca del campo de futbol de la población.

Las acciones se enfocaron en esa zona y se implementó un cerco, que los policías fueron cerrando hasta dar con su paradero en la sascabera de San Antonio, localizado aproximadamente a un kilómetro del campo de futbol y rumbo a la población de Guadalupe.

La ahora occisa dejó en orfandad a dos hijos, un varón y una niña con discapacidad de 7 años de edad, por la cual ella, señalan, “fue una madre muy luchadora”.

Los pobladores le dieron el ultimo adiós a Esther hoy a las 11 de la mañana en casa de su papá y convocaron a una marcha a la 1 de la tarde, luego de acudir al cementerio (vídeo https://fb.watch/d3PWOPzFTv/) para pedir justicia por el feminicidio y que se aplique todo el peso de la ley al autor del crimen.