Compartir

Un hombre acabó con la mano aplastada dentro de una máquina para hacer tortillas, durante la madrugada de este martes en el centro de Tizimín.

El hijo de la dueña de la tortillería “Ileanita” acudió al negocio a primera hora para comenzar a preparar la masa del día, pero en un descuido metió la mano entre los rodillos del molino.

Carlos D. Tobal P., de 34 años de edad, sufrió posibles fracturas múltiples en la extremidad derecha y la presión le provocó diversas heridas sangrantes, que lo dejaron retorciéndose del dolor mientras llegaba la ayuda.

Agentes de la Policía Municipal llegaron a la tortillería, ubicada en la calle 50 por 59 y 61 del centro, donde la madre del lesionado, la señora Teresa P. Poot, de 62 años de edad, explicó a los oficiales la situación.

Tras la espera a la que había sido sometido el herido, los uniformados decidieron no esperar una ambulancia y abordarlo a la patrulla municipal con la mano envuelta en una camiseta, para después llevarlo al Hospital General San Carlos.