Compartir

El hombre ejecutado el 1 de enero en una carretera de Yucatán fue baleado por la persona que lo acompañaba en la camioneta que terminó volcada en la maleza.

Así lo determinaron las investigaciones realizadas por la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y la Fiscalía General del Estado (FGE) luego de examinar el interior del vehículo donde fue hallada una persona sin vida con un balazo en la cabeza.

PRESIDIO informó que Yucatán inició el año con una ejecución en la carretera Mérida-Valladolid, a cuyo costado fue hallada una camioneta Ford Explorer de color negra y con placas URT-462-C de Quintana Roo, volcada y con una persona muerta adentro.

Inicialmente se dijo que el conductor pudo ser tiroteado desde otro vehículo en movimiento y por ello salió de la cinta asfáltica. Las investigaciones, según reportó la SSP, registran importantes avances para su esclarecimiento.

Luego de los estudios periciales y científicos, indicó, se pudo establecer que la agresión que privó de la vida al conductor se originó al interior de la camioneta. El hecho ocurrió en el tramo Pisté –Xcalacoop de la vía federal libre.

La SSP especuló que pudo existir “alguna desavenencia” entre los ocupantes de la Ford Explorer, pero que ya tiene una línea de investigación sólida y descartó la participación de personas ajenas al vehículo en movimiento o algún otro móvil.

Precisó que las investigaciones son realizadas de manera coordinada entre elementos del Ministerio Público, peritos del Instituto de Ciencias Forenses de la FGE y la Policía Estatal de Investigación (PEI) de la SSP.

Al momento de ser hallada por policías del municipio de Tinum, la camioneta presentaba dos orificios en uno de sus cristales por impacto de bala. La SSP no explicó si esos disparos fueron hechos desde adentro o por alguien de afuera.

Sólo dijo que “se han obtenido datos de prueba que el sigilo de la investigación y las normas del debido proceso, no permiten la divulgación de mayores datos”.

Se pudo averiguar que el hombre ejecutado fue identificado como Severo Domínguez Escobar, de 35 años de edad y al parecer oriundo de Veracruz.

Fue ejecutado con un arma de fuego de 9 mm. y él también portaba una pistola, de calibre .38 especial, que no fue disparada.

Presuntamente el ahora occiso tiene antecedentes delictivos relacionados con la venta de drogas.

Una semana antes, otro hombre fue ejecutado en la ciudad de Valladolid por un comando armado que irrumpió en su taller y lo acribilló. Era originario de Isla Mujeres, Quintana Roo.

Ese hecho se ha atribuido a uno de los carteles de las drogas que operan en Yucatán, igual que otras ejecuciones ocurridas el año pasado.