Compartir

–Nuevo caso de brutalidad oficial en Yucatán que se suma a los recientes homicidios en los municipios de Tizimín y Progreso

#CHACSINKÍN El “suicida” que hace una semana fue encontrado en montes de este municipio del sur de Yucatán, colgado con su cinturón, en realidad fue asesinado, según las indagatorias de sus familiares.
El ahora occiso fue identificado como Ronald Richmond Díaz, de 37 años de edad, ex presidente del Consejo Municipal Electoral de Chacsinkín y ex funcionario del Centro de Desarrollo Educativo en Peto. Sus familiares señalan a policías municipales como autores de la muerte.
De manera oficial, como se informó en diferentes medios, las autoridades difundieron que elementos de Protección Civil del Estado encontraron el cuerpo colgado mientras combatían un incendio de maleza en la carretera Mérida-Chetumal.
El cadáver de Ronald fue hallado en el tramo Xoy-Chacsinkín, sujetado del cuello a un árbol con su cinturón, unos 30 metros adentro del monte, el pasado 8 de abril por la mañana.
En la autopsia realizada por la Fiscalía General del Estado (FGE) se asentó que la causa del deceso fue “asfixia por suspensión” y que supuestamente estaba deprimido al perder su trabajo en el CEDE de Peto.
Sin embargo, su familia dudó de la versión oficial al encontrarse con circunstancias extrañas en torno a su muerte y solicitó una segunda autopsia, realizada por un médico particular.
El médico forense Wilberth Pantoja Avila –el mismo que practicó la segunda necropsia al progreseño asesinado por agentes de la Secretaría de Seguridad Pública yucateca- halló golpes internos y externos, fracturas, escoriaciones, pero ninguna huella de que murió de asfixia por ahorcamiento, como fue reportado oficialmente, sino por politraumatismo.
También llamó mucho la atención que el cuerpo no presentaba quemaduras por el incendio de maleza donde se le halló, es decir, fue dejado en ese sitio después de incendiada la zona y se duda aún más de la versión oficial.
El asunto muestra un encubrimiento por parte de la FGE del Gobierno del Estado, de manera similar a la actuación del presidente municipal de Tizimín en el homicidio a golpes del fotógrafo José Alberto Acosta Caamal a manos de policías, del cual PRESIDIO ha dado a conocer detalles.
En Progreso tampoco hubo justicia, hasta el momento, por el asesinato de Gaspar Avelino Sulub Cimé, quien fue torturado por elementos de la SSP de Yucatán. Murió de un golpe en el cráneo y ahogado en su sangre.
En el caso de Chacsinkín, los familiares de Richmond Díaz asistieron el martes pasado a las instalaciones de la FGE en Tekax, donde se está llevando a cabo la investigación del “suicidio”, para pedir la carpeta de investigación, así como los resultados de la autopsia que hizo el Semefo para comparar con la que realizó el médico Pantoja Ávila.
El expediente no les fue entregado, pues según argumentó la Fiscalía, la carpeta “no está bien integrada”.
Ayer regresaron de nueva cuenta y les pusieron a la vista el expediente de la investigación, pero no les proporcionaron copia.
En entrevista el martes, Kevin Richmond Díaz, hermano de Ronald, consideró que todo va encaminado para proteger “a alguien”, ya que el ahora occiso tenía problemas con el jefe de la policía de Chacsinkín.
Hace un año, según les había contado, lo torturaron agentes municipales con golpes mientras le echaban agua fría en la cara. Y apenas hace dos meses lo volvieron a golpear.
“Los principales sospechosos son agentes de la Policía Municipal de Chacsinkín, principalmente con quien mi hermano tenía problemas es uno llamado Royce y es el comandante de la Policía del municipio. Lo único que buscamos es justicia y que se sepa lo que realmente pasó”, dijo.
PRESIDIO averiguó que, según el parte oficial, se señala que la unidad 348 de Peto reportó a las 08:45 horas una persona fallecida a unos 30 metros de la orilla de la carretera.
Se especificó que el cuerpo estaba cerca de la vía Peto-Mérida, en el kilómetro 116+500 del tramo de la comisaria de Xoy hacia Chacsinkín.
En el mismo parte policial se revela que se hizo cargo “la unidad de Chacsinkín 357 al mando del comandante en turno Roycer Chi Vázquez para los fines correspondientes”.
El hermano del occiso añadió que el miércoles 8 de abril por la mañana fueron enterados de que encontraron su cuerpo ahorcado en un árbol cerca de montes de Tekax y que ese mismo día la Fiscalía pretendía realizar la entrega del cuerpo a las 10 de la noche.
Pero ante lo inusual de los hechos, la familia del occiso decidió nombrar a un médico particular para una segunda necropsia porque la Fiscalía General les negaba acceso a la carpeta de investigación y al resultado de la autopsia, sólo de manera verbal les decían que la causa de la muerte era asfixia.
Ante la negativa en Tekax, el viernes pasado acudieron a la Fiscalía en Mérida para exigir se les fijara pronto fecha y hora para la segunda necropsia y el acceso inmediato a la carpeta de investigación, pero prácticamente se encontraba vacío el edificio. Ni en la Dirección o en el Despacho del Fiscal General había personal.
Ante la presión del abogado Antonio Maya Avila y la familia durante todo el día fueron notificados hasta la tarde-noche de que se autorizaba la segunda necropsia para el sábado 11 a las 10 de la mañana en las instalaciones del Semefo en Mérida.
Tras ello pudo determinarse por el médico Pantoja Avila que Ronald no se ahorcó porque el cuerpo no presentaba las lesiones típicas que deja una asfixia por suspensión.
Una de las personas que estarían involucradas en el homicidio es la ex pareja sentimental de Ronald, quien admitió haber llamado a Royce para avisarle que “por un pleito de pareja” había dejado a su marido en el entronque de entrada a Chacsinkín, en la oscuridad de la noche.
En declaraciones a la prensa, la señora Deimy Dzul Matus dijo que fue el propio Royce quien horas más tarde le llamó para decirle que ya estaba muerto y el cuerpo estaba a ocho kilómetros de donde lo había dejado, en el entronque de entrada a Xoy.
Ayer la madre del ahora occiso, Olivia Díaz Martínez, y la prima de Ronald, Domitza Erosa Díaz, acudieron de nueva cuenta a la FGE en Tekax, donde después de casi cinco horas, por fin les pusieron la carpeta de investigación a la vista.
Hoy les notificaron que tanto la prima y el hermano quedaron como representantes ante la autoridad, ya que la mamá tuvo varias recaídas por crisis nerviosa y las diligencias son muy desgastantes.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.