Compartir

#MÉRIDA Un vigilante de una aguada en Santa Gertrudis Copó fue encontrado muerto por un compañero al llegar éste para el cambio de turno.
Al parecer, el fallecido, identificado como Jaime Aké Pisté, tenía espuma en la boca y se encontraron restos de droga en su bulto.
El cuerpo fue hallado dentro de la caseta de vigilancia de la aguada, propiedad de “Canteras Sausu”, en la calle 23 de esa comisaría.
El padre del difunto manifestó que su hijo no consumía drogas y tampoco bebía. Era ingeniero agrónomo y debido ante la pandemia tomó el empleo de vigilante.
Aseguró que Jaime siempre fue muy buen padre de familia.
Manifestó que su hijo en varias ocasiones reportó a su compañero porque sospechaba que consumía drogas en el trabajo y nunca llegaba a tiempo para el cambio de turno.
Al sitio arribaron agentes de la SSP, quienes acordonaron la zona para las investigaciones correspondientes.
Los familiares pidieron la autopsia, ya que aseguraban que no parecía haber muerto por causas naturales.