Compartir

 

Cuatro personas perdieron la vida esta tarde sobre la carretera Celestún-Kinchil, luego de chocar en sus camionetas de manera frontal.

En uno de los vehículos viajaba una familia de extranjeros, con tres mujeres y un menor de edad a bordo. Lamentablemente, pero casi de milagro, el único que sobrevivió fue el pequeño, de ocho años de edad.

Ocurrió poco después de las 2:00 de la tarde a la altura del kilómetro 50, donde una camioneta Hyundai H-100, conducida por un hombre, invadió el carril opuesto e impactó de frente a la Mitsubishi Outlander.

Murieron cuatro personas, tres de ellas mujeres que iban en la Mitsubishi, pero salió vivo un niño de 8 años, que fue resguardado por paramédicos de la Secretaría de Seguridad Pública.

El cuarto fallecido fue el conductor de la camioneta Hyundai, cuyo cuerpo quedó tendido en medio de la vía.

Paramédicos atendieron a dos personas más que resultaron heridas, una de las cuales ameritó traslado médico por su estado grave de salud.

La zona quedó cerrada al tránsito vehícular en espera del Servicio Médico Forense, que realizó las diligencias legales respecto al trágico hecho.