Compartir

Pronto saldrán libres de prisión los cuatro sujetos que fueron detenidos por matar a balazos a un joven de 21 años el pasado 12 de diciembre en el sur de la ciudad de Mérida, luego de que el juez aplicará una atenuante en el caso al considerar que fue la víctima la que provocó su muerte.

Tal como lo anticipó la madre del joven Luis Toledo Ek, quien fue asesinado en la colonia Nueva San José Tecoh, los agresores fueron imputados por los delitos de homicidio y lesiones cometidos en riña en carácter de provocado, es decir, un conflicto entre pandillas en el que el occiso se buscó su destino.

Hace dos semanas cuatro individuos, de entre 18 y 22 años de edad, dispararon contra dos personas en la calle 60 de la colonia Nueva San José Tecoh y, tres días después, fueron capturados por policías estatales.

De las dos víctimas, una murió en el lugar de los hechos al recibir el impacto de bala a la altura del vientre y la otra fue trasladada grave con una herida en la pierna. El lesionado, de 35 años de edad, era tío del occiso y se vio involucrado por querer defender a su pariente, según declaraciones.

La noche del ataque, que fue cubierta en vivo por PRESIDIO, María Toledo Ek, madre del fallecido, recordó que hace nueve años su padrastro fue asesinado a pedradas por el mismo individuo, identificado como Darwin A. C. C., a pocas cuadras de donde mataron a su hijo y en compañía de otros sujetos.

Ese caso se clasificó como homicidio cometido en riña y, tras una serie de irregularidades, los asesinos salieron al poco tiempo de la cárcel.

El señalado y su pandilla, conocida como “Los Netos”, han sido reportados en reiteradas ocasiones por diferentes actos delictivos y conductas agresivas, sin que la Policía Estatal actúe en su contra porque “son delitos menores”.

La señora Toledo Ek apuntó que la madre de los pandilleros suele expresar que “paga y se ríe” para evitar la justicia, por lo que decidió alzar la voz desde la noche en que mataron a su hijo.

Recalcó que varias cámaras de vigilancia documentaron el momento de la agresión y, a palabras de los vecinos, el joven Luis Toledo era una persona trabajadora que no se metía con nadie.

Ahora, los cuatro imputados fueron vinculados a proceso por los delitos de homicidio cometido en riña en carácter de provocados y lesiones calificadas cometidas en riña en carácter de provocados. También se les dio prisión preventiva y un plazo de tres meses para la investigación complementaria.