Compartir

Hace tres días fueron encontrados dos cadáveres embolsados en Cuernava, Morelos. Al día siguiente se confirmó que los cuerpos eran pareja, y que uno de los autores del crimen fue su propio hijo.
El menor reveló que asesinó a sus padres para ingresar al narcotráfico, pues fue una de las condiciones de una organización delictiva.
El adolescente, de 16 años y estudiante del Colegio de Bachilleres, acudió a la Fiscalía para realizar los trámites correspondientes por la muerte de sus padres.
Durante el proceso legal fue cuestionado y cayó en varias contradicciones, hasta que terminó por confesar que él mató a sus familiares, pero que recibió ayuda para hacerlo.
Fue el pasado jueves cuando se encontraron los cuerpos en bolsas negras, presentando heridas de arma blanca.
Las víctimas, de nombres Alejandro «N» y Martha «N», habrían sido reportadas como desaparecidas. Tras el hallazgo, los familiares acudieron a su vivienda y encontraron rastros de sangre, por lo que dieron parte a las autoridades y éstas a su vez citaron al adolescente.
El menor explicó que el homicidio lo cometió con la ayuda de un compañero de la escuela y un taxista, siendo este último el que lo logró convencer de asesinar a sus padres.
Luego de la confesión, el amigo fue detenido y se intenta localizar al taxista para su captura.
El transportista es parte de la banda a la que el hijo de las víctimas aspira pertenecer, y fue él el que les dijo que podían trabajar para un grupo de la delincuencia organizada, pero que como reto deberían asesinar a dos personas.