Compartir

Yucateco intenta asesinar a un chiapaneco en un centro de rehabilitación de drogadictos en Kanasín

Un sujeto quedó con la cabeza atravesada por un pico de albañil que le fue clavado por otro joven, esta mañana en Kanasín.

El terrible suceso ocurrió en un centro de rehabilitación de drogadictos que se ubica en la calle 52 por 75 y 75-A de la colonia Xelpac.

El herido se encuentra al borde de la muerte por la grave lesión ocasionada con la herramienta, que se quedó incrustada y así fue trasladado al hospital.

Según pudo averiguar PRESIDIO, el lesionado es originario de Chiapas y fue atacado por un joven de 19 años oriundo de Tekit, municipio de Yucatán localizado a 65 kilómetros de Mérida.

De acuerdo con la información recabada, Víctor Miguel Gómez Díaz, de 23 años de edad, estaba descansando en una hamaca cuando se acercó con el arma Ismael Alejandro Abán Canché, de 19 años.

Sin darle tiempo de defenderse, Abán Canché asestó certero golpe con el pico en la frente del chiapaneco, quien comenzó a desangrarse rápidamente aún acostado en la hamaca.

Los custodios del lugar, que al parecer funciona de manera irregular, se dieron cuenta de la agresión y comenzaron a forcejear con el atacante, que pudo ser desarmado.

De inmediato se dio aviso a las autoridades y rápidamente llegaron unidades de la Policía Municipal de Kanasín, cuyos agentes sometieron y lograron la detención del joven cuando forcejeaba para huir.

Paramédicos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) llegaron al sitio para atender al herido, pero por la gravedad de la lesión fue necesaria la presencia de otros socorristas en ambulancias y elementos de rescate de la misma corporación.

Los agentes municipales y estatales acordonaron la calle del hecho de sangre para que las labores de auxilio puedan realizarse sin contratiempos.

Los socorristas tuvieron que cortar parte del pico para mantener la herramienta incrustada y evitar un mayor derramamiento de sangre por la herida.

El lesionado de inmediato fue abordado en la ambulancia Y-32 de la SSP y llevado al hospital T-1 del IMSS para tratar de salvarle la vida.

El agresor fue abordado por los agentes municipales en una patrulla y trasladado a cárcel de Kanasín, en espera de ser consignado ante la autoridad de la Fiscalía General del Estado.

Se desconoce si ambos involucrados tenían rencillas, pero presuntamente el yucateco estaba drogado al momento de la agresión.

Por palabras de vecinos, en el sitio se distribuyen enervantes de manera clandestina, al igual que en otros centros de rehabilitación del sur y oriente de Mérida, cuya verdadera función –aseguran- es ser “picaderos” de drogas.