Compartir

Cateo en la casa del fraccionamiento Campestre.

Camino de terracería donde fue hallado el cuerpo.

Las autoridades han identificado a los presuntos asesinos de un empresario de los medios de comunicación nacionales, Joaquín Pasquel Meyer de Grupo Fórmula, cuyo cuerpo fue hallado en montes de la comisaría meridana Sierra Papacal, desde donde reportamos en vivo el suceso: https://fb.watch/84o5r5jHY8/

De acuerdo con información extraoficial, los agentes investigadores han recabado información suficiente para establecer la identidad de los autores del crimen y sólo se esperan las órdenes de aprehensión.

El ex directivo radiofónico de 77 años de edad radicaba en Mérida desde hace ocho años, después de haber logrado su desarrollo profesional y económico en la Ciudad de México. Hace seis años estableció su domicilio en el fraccionamiento Campestre, en el norte de la capital yucateca.

La investigación de PRESIDIO indica que el señor Pasquel fue “levantado” en un lugar fuera de su domicilio y se le mantuvo en algún sitio privado de su libertad, ya que sus familiares le perdieron el rastro varios días antes de que decidieran reportar su desaparición a la Policía.

Se presume que fue ejecutado alrededor del viernes 10, pues su cuerpo fue encontrado en estado de descomposición el martes 14, con unos cuatro días de muerto, según el reporte preliminar de peritos forenses en la escena del hallazgo.

Su desaparición fue reportada por su familia el sábado 11 por la noche, al no saber absolutamente más de él, pues ya tenía unos 10 días extraviado, según indicaron sus familiares, que llegaron a Mérida el domingo 12 para poner la denuncia.

La Policía Estatal de Investigación (PEI) comenzó el lunes 13 las indagatorias sobre su paradero y al día siguiente, martes 14, fue hallado su cuerpo en montes de la comisaría de Sierra Papacal.

 

El empresario fue ejecutado en un lugar distinto y llevado a tirar al monte de Sierra Papacal, en cuya maleza no había rastros de sangre, ni evidencias que mostraran que el crimen ocurrió ahí.

Sitio exacto donde fue dejado el cadáver.

El cuerpo del señor Pasquel tenía huellas de golpes y rastros de sangre, aunque la Fiscalía General del Estado informó ayer que murió “asfixiado”.

Medios locales han informado que se trató de una ejecución e incluso que el ex directivo recibió un tiro en la cabeza, pero las autoridades niegan esta versión y aseguran que no fueron empleadas armas de fuego en su homicidio.

Del señor Pasquel Meyer llama la atención su “levantón”, ya que era una persona parca, muy desconfiada, incluso vivía solo. Siempre tenía todas las precauciones, señalan personas que lo conocían, de modo que se piensa que pudo ser víctima de un engaño.

El empresario era aficionado a los caballos y frecuentaba el Club de Polo Yucatán, localizado a la vera de la vía Progreso-Sierra Papacal, cerca de llegar a la hacienda Kikteil.

Se sabe que el ahora occiso nunca andaba solo; se transportaba en su camioneta particular conducida por su chofer, del cual se cree que pudo ser sometido por los captores, aunque tampoco se descarta su posible participación en el hecho.

De las dos camionetas BMW que poseía el ahora occiso, está desaparecida una de color blanco y que es modelo del año.

Las personas que dejaron el cadáver entre la maleza del camino de terracería no pudieron haber escapado a las cámaras de la SSP, ya que sólo hay dos formas de entrar y salir: por la avenida que pasa frente al Parque Científico y Tecnológico, donde hay un arco de la SSP con cámaras, y por la carretera que conduce a Chuburná Puerto, en cuya entrada y salida también hay dispositivos de vigilancia.

Ubicación de la ruta.

Ambas vías carecen de caminos que conecten con otro sitio y permitan evadir dichas cámaras. La terracería en cuya maleza fue encontrado el cuerpo en descomposición conduce a la privada “Quadra” en construcción –a unos siete kilómetros de la carretera pavimentada a Chuburná Puerto- desde donde tampoco existe alguna vía adicional de entrada y salida.

Fue al señor Joaquín Pasquel a quien el periodista local José Luis Preciado Barreto le debe su ingreso a Radio Fórmula Yucatán, tras haber salido de Sistema RASA, según él mismo relató al externar sus condolencias a los familiares del ahora occiso, con quien guardaba estrecha amistad.

Aunque tenía 12 años retirado como directivo de Radio Fórmula, seguía al pendiente y ligado a los medios de comunicación, hasta su muerte que se dio en la entidad “más segura del país”, en donde decidió pasar sus últimos días.

José Luis Preciado y Joaquín Pasquel.