Compartir

Un joven descubrió a su madre muerta, adentro de una cueva y envuelta en una sábana, en el municipio de Maní.

Trascendió que sospechan de uno de los hijos, llamado Adán, quien padece de sus facultades mentales.

 

Los hechos ocurrieron esta mañana en el patio trasero del domicilio de la mujer, ubicado sobre la calle 16

Tras el hallazgo del cadáver, elementos de la Policía Municipal recibieron el reporte de una persona fallecida en el patio de un predio.

De inmediato se trasladaron hasta el lugar donde se entrevistaron con uno de los hijos de la ahora occisa.

El joven indicó que descubrió el cadáver y mencionó que sospechan de su propio hermano de nombre Adán, el cual padece de piromanía y se había fugado del lugar.

El sitio se lleno de elementos policiacos y personal del Servicio Médico Forense se hizo cargo del levantamiento del cuerpo.

Hasta el momento no hay una línea de investigación clara, pues la mujer no padecía alguna enfermedad.

La familia esta consternada, ya que el hijo enfermo constantemente intentaba atacar a su progenitora.