Compartir

Un alboroto se generó este día en el fraccionamiento Francisco de Montejo por una joven que se incrustó en las rejas puntiagudas de su casa.
La muchacha quiso brincar el enverjado del pasillo para llegar al patio y acceder a la vivienda porque olvidó las llaves de la puerta principal.
Según la información recabada, los hechos ocurrieron esta mañana en la calle 52 entre 41-B y 43 de ese fraccionamiento localizado al norponiente de Mérida.
La jovencita intentó ingresar a su casa por el pasillo del costado, pues supuestamente dejó las llaves adentro.
Entró por la reja del frente, pero cuando intentó brincar la reja del pasillo que tenía candado, resbaló y una parte puntiaguda se le ensartó en la pierna derecha.
Por sus gritos de dolor, los vecinos salieron de sus casas para auxiliarla y llamaron a los servicios de emergencia.
Al llegar elementos policíacos la sostuvieron mientras arribaban los paramédicos, pues tenía el metal en la extremidad.
Luego llegaron los rescatistas, que cortaron el fragmento de la reja para depositarla en el piso y darle los primeros auxilios.
En la pierna de la jovencita se veía una grave herida que le desgarró la piel y atravesó el músculo.
Luego de retirar el metal y detener la hemorragia, los paramédicos abordaron a la joven en una ambulancia y la trasladaron al hospital.
A la casa también llegaron los padres de la muchacha, avisados por los vecinos y se trasladaron con ella al nosocomio.