Compartir

 

Fue detenido por supuesto narcomenudeo el director de Desarrollo Rural del Ayuntamiento de Kanasín, Francisco Vera Ávila, por una presunta represalia orquestada por la Policía Estatal de Investigación (PEI) de Yucatán tras ser denunciada públicamente por extorsionar a ciudadanos hasta por 200 mil pesos.

El operativo se realizó durante la noche y también fue detenida la esposa del funcionario, Leydi Beatriz C. C., en  presencia de sus dos hijos menores de edad, un adolescente de 14 años y una niña de 9.

Procedieron con el respaldo de la Fiscalía General del Estado (FGE) y una orden de cateo liberada por un juez de control, cuyo nombre no se informó en el comunicado oficial de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), pero trascendió que se trataría del mismo que ha otorgado todas las órdenes de casos similares en los que los presuntos extorsionados han recibido operativos en sus domicilios por supusto narcomenudeo.

El pasado 13 de agosto una familia denunció a la PEI durante un operativo antidrogas en la colonia San José Vergel, en el oriente de la ciudad de Mérida, acusando una extorsión de 100 mil pesos que luego bajó a 50 mil.

En aquella ocasión el ciudadano Jesús Cortés y su madre señalaron que fue la licenciada Lilia Canché, funcionaria de la agencia 35 con sede en la colonia Cordemex, quien se comunicó para pedir dinero a cambio de no iniciar una investigación en su contra por los delitos de narcomenudeo.

Son familiares de Josué Alejandro I. C., de 38 años de edad, quien sí se dedica a la distribución de droga en Mérida y sus alrededores y se casó con una de sus hermanas. Es la misma persona que hace un par de años protagonizó una persecución policial hasta volcar en la colonia Salvador Alvarado Sur, donde mató a un niño junto con su abuelo, accidente provocado por policías estatales que seguían un botín de 2 millones de pesos que desaparecieron esa misma noche.

Sin embargo se dijeron ajenos a las actividades ilícitas de su pariente y no aceptaron el “acuerdo” con las autoridades yucatecas porque, dijeron, su patrimonio lo crearon a través de una empresa de chatarra que fundó su padre, quien ya falleció y en los años de los 80’s formó parte del grupo los “macocos”, nombre que les fue acuñado.

Muchas personas, principalmente dueños de negocios locales, se han comunicado con PRESIDIO para revelar que la Policía Estatal de Yucatán, con ayuda de la Fiscalía, las autoridades judiciales e incluso la Secretaría de Salud, hacen “cobros de piso” de 30 mil y hasta 200 mil pesos para no afectar sus negocios con operativos o retenes alcholimetros, pero no se habían atrevido a decirlo públicamente hasta que la familia Cortés lo denunció.

Ahora la PEI está supuestamente fabricando delitos y arrestando a quienes tuvieron alguna relación con los “macocos”, siendo detenido anoche el director de Desarrollo Rural de Kansín, también conocido como «El padrino Barrabás», Francisco Vera Ávila.

El ahora ex funcionario municipal es señalado por venta de piratería y “fayuca” en el mercado de San Benito en Mérida, pero supuestamente no tenía droga al momento de su captura.

En el comunicado oficial se dijo que le encontraron marihuana en su domicilio, ubicado en la calle 6 del fraccionamiento “Los Arcos”, pero no precisaron la cantidad ni mostraron evidencias.

Además, agregó el boletín, la investigación comenzó por una denuncia anónima recibida al 089.

Vera Ávila ya fue dado de baja de sus funciones en el Ayuntamiento de Kanasín pero esa información se abundará en nota a parte.