Compartir

El 19 de diciembre de 2019 una bebé fue acuchillada por su padre; el hecho conmocionó a Yucatán y trascendió las fronteras del estado.

Ese día la menor de cinco meses de edad recibió graves heridas en el abdomen que dejaron sus intestinos expuestos.

Los hechos ocurrieron en una vivienda de la colonia Lázaro Cárdenas, a cinco cuadras del parque, sobre la calle 25-B entre 10 y 12.

En el predio marcado con el número 497, un sujeto que estaba fuera de sí tomó un cuchillo y atacó a la bebé que estaba en una hamaca.

Ayer, casi dos años después, los jueces del Tribunal Segundo de Enjuiciamiento emitieron un fallo condenatorio por el delito de tentativa de homicidio en razón de parentesco en contra de Isaías Oy Chan, que en en la fecha mención acuchilló en más de 20 ocasiones en el vientre a su hija de 5 meses.

Los médicos del Hospital Agustín O’Horán lograron salvar la vida de la niña luego de meses de estar ingresada.

Durante el juicio oral que se sigue en contra de este sujeto, los jueces valoraron los elementos de prueba aportados por la Fiscalía General del Estado y otorgaron el fallo condenatorio.

Establecieron que el 21 de septiembre se realizará la audiencia de lectura y explicación de las penas contra él.

Es importante señalar que Isaías, oriundo de Chacsinkín, tres meses antes de los hechos que se le imputan fue dado de alta del Hospital Psiquiátrico Yucatán, donde había ingresado por esquizofrenia paranoide debido a su adicción a las drogas.

Pero cuando salió del lugar dejó de recibir tratamiento, por su desidia y porque su familia no quería tratar más con él, por su carácter extremadamente violento; por eso recayó en el vicio de las drogas.

El día del crimen, la bebé empezó a llorar, el tipo perdió la calma y le clavó un cuchillo en el vientre, en 20 ocasiones, y le provocó expulsión de intestinos.

La abuela materna de la menor fue a ver lo que pasaba y se percató de la escena sangrienta, por lo que pidió ayuda a sus vecinos, quienes dieron parte a la policía y servicios de urgencias, para la detención del sujeto y atención médica de la niña, que logró sobrevivir luego de meses de convalecencia.

En un principio, el juez de control Rómulo Antonio Bonilla Castañeda decretó la exclusión del delito de homicidio en razón de parentesco en grado de tentativa y el sobreseimiento del caso a favor de Isaías.

Este juez ordenó el traslado del detenido al Hospital Psiquiátrico del Estado para su posterior tratamiento, a fin de que se tomaran las medidas pertinentes para salvaguardar la integridad de la sociedad, familiares y el mismo imputado.

Enseguida estableció que Isaías se encontraba afectado de sus facultades mentales y lo declaró inimputable.

Sobre lo anterior, cabe indicar que Yucatán es el único Estado donde no se cuenta con un sitio especializado para mantener bajo resguardo a pacientes psiquiátricos que cometan algún ilícito.

Porque para la ley no son responsables de su proceder y, por ende, no deben estar encerrados en un penal. Tampoco pueden estar en el Psiquiátrico, por el riesgo que implica para los demás internos.

Hasta los familiares no pueden hacerse responsables de sus enfermos, debido a que también corren riesgos, como lamentablemente ocurrió con esta niña cuya madre salió a trabajar.