Compartir

Escasa gente y pocos vehículos se observan en las calles de Motul, donde se anunció que desde ayer se impide el paso al turismo y a las personas que no son originarias de esa ciudad, debido a la contingencia por el coronavirus.
En el mercado municipal se dio la orden de cerrar comercios y restringir la venta de alimentos. A algunos sólo les permiten vender “para llevar”.
Los negocios tienen una caída del 60 por ciento en sus ventas, señalaron sus propietarios, y el Ayuntamiento no cuenta con un plan para apoyarlos y proteger las fuentes de empleo.
En los filtros instalados en los cinco accesos a la ciudad, llegando desde Mérida, Telchac Pueblo, Suma de Hidalgo, Cacalchén y Muxupip, se constató que, aunque hay un protocolo de preguntas y chequeo de temperatura, la restricción de ingreso es mínima, pues se da acceso a personas en vehículos con placas incluso de otros estados.
Los retenes estarán instalados 24 horas hasta el 20 de abril próximo.