Connect with us

Más Impactantes

“CALIENTAN” MÉRIDA CON EJECUCIÓN A LA VISTA PÚBLICA

Published

on

–Los sicarios son presuntos integrantes de los “pelones” y se movilizaron en un vehículo con placas de Yucatán
#MÉRIDA Una ejecución con el tiro de gracia a plena luz del día, en la vía pública y con varios testigos ocurrió este martes por la mañana en la capital yucateca, en un claro desafío a las autoridades de Yucatán.
Con esta ya son seis las personas ejecutadas en un lapso de cuatro meses en Mérida y su zona conurbada, lo que ha dejado “caliente” la plaza de la ciudad capital por grupos del crimen organizado sin identificar.
Además hay una muerte aún sin aclarar, la cual ocurrió en la madrugada en la carretera Mérida-Progreso hace apenas dos días.
El autor de la ejecución de hoy en el fraccionamiento Las Américas, al norte de Mérida, según las averiguaciones fue un sicario con la cabeza rapada y barba, moreno y vestido con sudadera y short negros.
Por sus características, las autoridades lo identifican de manera preliminar como presunto integrante del grupo de los “pelones”, que están establecidos desde hace algunos años en la zona norte de Mérida.
Las autoridades buscan todavía una camioneta Hyundai Creta de color blanco, con placas YYZ-091-C de Yucatán, en la cual se movilizaron los sicarios.
Presuntamente la Policía logró “enlazar” la unidad mediante las cámaras de videovigilancia y aseguran que se encuentra todavía en Mérida. De los sicarios se desconoce su paradero.
(Una fuente dijo que la camioneta fue hallada abandonada en la misma zona de Las Américas, pero esto no se pudo confirmar).
Las autoridades también están en búsqueda de un automóvil Volkswagen Jetta, con placas de Quintana Roo UFA-832-C, que estaría implicado en el crimen.
El ejecutado hoy en Las Américas fue señalado como un hombre originario de Tabasco, que llegó a radicar a Mérida desde Cancún, y el cual fue identificado como Jesús Damasco Contreras, de 45 años de edad.
El hecho ocurrió en la avenida 55 por calle 132 de la zona habitacional, donde el ahora occiso se ejercitaba en compañía de su esposa. Vestía tenis y ropa deportiva.
Alrededor de las 8:10 horas, el hombre vio aproximarse a pie a un sujeto que sacó un arma tipo escuadra de entre sus ropas. Su primera reacción fue huir corriendo, pero el pistolero accionó el arma de fuego y lo hirió.
El hombre atacado logró avanzar unos metros más, pero cayó al suelo, donde el sicario lo remató con un tiro en la cabeza. En el piso quedaron rastros de sangre y un teléfono celular.
Los hechos fueron presenciados por vecinos que vieron cómo el homicida corrió hacia una camioneta estacionada a una esquina, sobre la calle 132, donde lo esperaba una segunda persona como conductor y ambos huyeron con dirección al oriente.
Los testigos se acercaron al cuerpo y delimitaron el área con piedras y basura, en espera de que llegaran las autoridades, a las cuales avisaron a través del número 911.
En escasos minutos arribó una patrulla de la Policía Estatal y posteriormente llegaron tres más, cuyos ocupantes subieron a uno de los testigos para iniciar un operativo de búsqueda. Esa acción hizo pensar que se tenía un detenido a bordo.
Mediante la frecuencia de radio se alertó a las demás unidades y de inmediato fueron colocados retenes en las salidas del fraccionamiento, en el Periférico de Mérida y en las entradas y salidas de otras zonas habitacionales ubicadas en la periferia de la ciudad (vídeo: https://fb.watch/3RIdWfWcRF/).
También los accesos por carretera fueron bloqueados y se establecieron filtros policiales con agentes fuertemente armados.
La indicación de la central de mando fue que aquel agente que detecte al vehículo sospechoso se aproximara con todas las medidas de seguridad, arma en la mano y chaleco antibalas.
La alerta se extendió por varias horas, pero la búsqueda de los sospechosos no rindió los frutos esperados.
Del ejecutado Damasco Contreras se reportó que fue detenido en Cancún, Quintana Roo, en noviembre de 2015 por narcomenudeo. Según el reporte, fue descubierto en plena venta de droga junto con su pareja Leydi Mariana Cosmopulos Olán, también originaria de Tabasco.
El tabasqueño fue arrestado en posesión de 66 bolsitas con cocaína y crack sobre la avenida José López Portillo, a la altura de la Supermanzana 92.
Presuntamente en Mérida se estableció desde hace varios meses con un negocio de lavandería y comida, pero integrantes de un grupo criminal decidieron ejecutarlo hasta hoy.
La plaza de Mérida se encuentra blindada en estos momentos, al igual que todo el territorio yucateco, pues la forma de ejecutar el asesinato ante la población, con el tiro de gracia, tiene en alerta a las autoridades. “Las cosas están muy calientes”, señalan fuentes extraoficiales.
Se llama “calentar la plaza” cuando un grupo criminal dedicado al narcotráfico –explican- realizan una escalada de violencia, con ejecuciones y atentados, en algún territorio para aterrorizar a la población, llamar la atención de los medios de comunicación, al tiempo de amenazar o intimidar a las autoridades o algún grupo rival.
Así lo muestra el hecho de que en sólo cuatro meses se han perpetrado seis ejecuciones en Mérida y su zona conurbada:
El 10 de octubre de 2020 fue ejecutado con el tiro de gracia un joven a bordo de su motocicleta en calles de la colonia El Roble IV, en los límites con Umán, por un pleito de drogas que oficialmente quiso disfrazarse como crimen pasional.
El día 29 de ese mismo mes fue hallado en la vía pública otro joven ejecutado y desmembrado, en el fraccionamiento Piedra de Agua. En ese sitio funcionaba un “picadero” de drogas.
El 1 de diciembre dos personas fueron asesinadas en un predio de la colonia San Damián de Mérida. Horas más tarde se halló calcinado su auto en terrenos que pertenecen al gobierno del estado en el fraccionamiento Diamante, distante a varios kilómetros del doble homicidio.
El 31 de enero fue ejecutado un sujeto en el interior de su vivienda en el fraccionamiento Dzoyolá de Kanasín por “cuentas pendientes” con el narcotráfico. Se asegura que esta persona trabajaba para otro sujeto que supuestamente goza de protección de la Policía Estatal de Investigación (PEI) que dirige Carlos Eduardo Flores Moo.
El 1 de febrero fue hallado en montes de Dzununcán el cadáver de una persona que fue degollada en el sitio. Pobladores refirieron que un automóvil blanco estuvo en el lugar y escucharon la orden de “Mátenlo al hijueputa”.
Posteriormente, ante los insistentes señalamientos de complicidad por parte de la Policía Yucateca en la venta de estupefacientes, el 12 de febrero fuerzas armadas federales encabezadas por la Guardia Nacional y personal del Ejército catearon una “narcotienda” en la colonia Melitón Salazar de Mérida.
En esa sorpresiva acción no fue avisada la Policía Yucateca. Incluso los militares “batearon” a agentes estatales que llegaron y dijeron que fueron enviados por el secretario estatal de Seguridad Pública, Luis Felipe Saidén Ojeda, para averiguar qué sucedía.
Anteayer 21 de febrero la Policía Yucateca anunció el decomiso de 460 kilos de marihuana y 15 kilos de “cristal”. También exhibió los nombres y rostros de presuntos efectivos de la Guardia Nacional y del Ejército como las personas que trasladaban dicho cargamento.
Ayer lunes la Guardia Nacional informó que decomisó 380 kilos de marihuana que iban ocultas en un camión cargado con bultos de cal y con placas de Chiapas. Se filtró que pertenecían a un grupo que supuestamente está “en sintonía” con la Policía Yucateca.
Cabe mencionar que en las primeras horas de anteayer domingo perdió la vida un elemento de la Secretaría General de Gobierno en circunstancias que aún no están claras y en el cual estuvo involucrada una camioneta también con placas de Chiapas.
También tres “narcomantas” han aparecido en Cancún con amenazas dirigidas hacia mandos policiales de la Secretaría de Seguridad Pública de Yucatán, la primera de ellas el 21 de noviembre.
Hay que mencionar que el 25 de junio del año pasado se acusó a elementos de la PEI de sustraer dos millones de pesos de un automóvil que era perseguido por agentes estatales y volcó en calles de la colonia Salvador Alvarado, al sur de Mérida. Supuestamente pertenecían a una persona «pesada» que juró vengarse si no los recuperaba.
Días después, en julio, apareció en un terreno de la colonia Leandro Valle de Mérida un joven descuartizado, el cual estaba reportado como extraviado.
Ese crimen se lo atribuyeron de forma oficial a otro joven de edad similar, que presuntamente actuó en forma solitaria para darle muerte y después descuartizarlo. En el predio no se hallaron herramientas para realizar este tipo de “trabajo”, solamente un cuchillo.
En el hecho de alto impacto ocurrido hoy en el fraccionamiento Las Américas llamó la atención que la Guardia Nacional apenas hizo acto de presencia y, tras tomar nota, los tres elementos se retiraron del lugar. Se menciona con insistencia que actualmente hay fuertes desavenencias entre la Guardia Nacional y la SSP de Yucatán.

Más Impactantes

INVESTIGAN DOBLE EJECUCIÓN A MACHETAZOS

Published

on

Un doble homicidio se descubrió la noche del martes en una brecha carretera del municipio de Oxkutzcab y ayer se informó sobre los avances en la investigación, que descartan relación con el crimen organizado.

Luego de recibir una llamada anónima la Policía encontró los cuerpos sin vida de dos hombres, que tenían lesiones causadas al parecer con uno o varios machetes.

Los cadáveres fueron abandonados en la carretera Oxkutzcab-Maní, justo en la frontera de ambos municipios, a unos metros de la entrada que lleva a los accesos de las unidades agrícolas “Chun Mul”, cerca del ex rancho “Santa Octaviana”.

No se confirmó la identidad de las víctimas pero uno tenía 30 años de edad y el otro 40, además se averiguó que vivían por la zona de la colonia Pozo Nueve, donde habrían sido “levantados” y trasladados para su ejecución.

Policías y fiscales del estado iniciaron buscando a la persona que alertó sobre los cadáveres abandonados en el camino, donde se piensa fueron ejecutados ya que en el área había abundante sangre.

Tampoco se informaron las causas que motivaron el crimen, sin embargo se presume un ajuste de cuentas y se dijo que pronto serán arrestados los presuntos responsables.

Se sabe que al menos uno de los cuerpos tenía lesiones de arma blanca en brazos y manos, lo que hace pensar que trató de defenderse antes de su muerte.

El otro cuerpo tenía los cortes por la espalda, a la altura del cuello y la clavícula, lo que motivó la versión de que uno fue decapitado y al otro le cercenaron las manos.

Los criminales huyeron en un vehículo, que fue localizado tras un monitoreo del sistema de videovigilancia y arcos lectores.

Durante el día de ayer policías y fiscales estuvieron en los terrenos del banco de materiales “Mapensa”, en el kilómetro 4.5 de la vía, zona aledaña a la escena del crimen.

“La información recabada descarta cualquier relación de los hechos con grupos de delincuencia organizada”, señaló la Secretaría de Seguridad Pública, que en los próximos días solicitará las órdenes de aprehensión a un juez de control.

Por las características del doble homicidio ejecutado con machetes, la versión más sostenida es la de un conflicto local entre pandilleros que buscan el control del territorio y cuyas disputas comenzaron tiempo atrás.

Por ejemplo el 11 de junio en la colonia San Esteban, donde vecinos fueron testigos de una pelea entre pandillas que inició con golpes y rocas y acabó con detonaciones de armas de fuego.

Continue Reading

Más Impactantes

MOTOCICLISTA CERCENADO ACABA CON LAS VÍCERAS EXPUESTAS (vídeo)

Published

on

Con el abdomen cortado a la mitad y las víceras por fuera acabó un motociclista en Ciudad del Carmen, tras derrapar en una curva con exceso de velocidad.

El joven circulaba sobre la avenida Isla de Tris pero le “ganó” la curva, cayó y deslizó su vientre sobre el muro de contención metálico.

Sufrió una heri¡da lacerante a la mitad del vientre que expuso sus entrañas, sin embargo permaneció consciente y fue llevado con vida a un hospital.

Aunque al parecer perdió el control por sí mismo, peritos y fiscales iniciaron con las investigaciones ya que la víctima llevaba consigo una maleta con dinero en efectivo, que desapareció del lugar de los hechos.

Al sitio llegaron familiares del joven y lo observaron antes de ser trasladado a un hospital, donde ingresó al área de cirugías pero hasta el momento no se ha informado si logró sobrevivir.

Continue Reading

Más Impactantes

MADRASTRA ASESINÓ A NIÑA EN SANTA FE

Published

on

En una audiencia accidentada, la juez de control Diana Yadira Garrido Colonia imputó por violencia familiar, feminicidio agravado y privación ilegal de la libertad a Luis Alberto G. C., pues junto con su pareja sentimental Estefany del Rosario L. M. mató a golpes y sometió a todo tipo de torturas a su hija de 6 años de edad, llamada Violeta.

Esto porque la mujer, que aparentemente fue la que más ejerció violencia contra la menor, que no era su hija, en la audiencia presentó supuestos problemas de salud y se aplazó su imputación.

Garrido Colonia, al conocer los hechos, accedió a imputar al sujeto por los delitos señalados y le impuso la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa por todo el tiempo que dure el proceso.

Luego estableció que la audiencia de vinculación para definir su situación legal se efectuará el 7 de junio.

El caso tomó mayor controversia al estar involucrada la juez sexto de oralidad familiar Rita Elvira Ortiz Noh, que desoyó, por pura flojera, las incontables ocasiones que le pidió la verdadera madre de la infante a que obligara al ahora procesado a permitirle ver a su hija.

Había pedido a la juez vigilar el estado de salud de la menor ante la presunción de violencia, pero hizo caso omiso de todas sus solicitudes de manera cruel y déspota, hasta que los hechos le dieron la razón a la madre y la pequeña murió a golpes.

La progenitora de la víctima había accedido a un régimen de convivencia y pagar una pensión bajo presiones del padre; a la señora nunca se le permitió convivir con la niña después de firmado el convenio, todo porque la juez tuvo flojera.

Por la inexistencia de procuración de justicia familiar en Yucatán, varias organizaciones de la sociedad civil están planeando efectuar una manifestación y marcha para la destitución de la mencionada juez, que no sólo en este caso ha violentado el interés superior del niño de convivir con sus padres.

Se sabe que Estefany del Rosario y Luis Alberto, en forma reiterada ejercieron actos abusivos de poder y omisiones intencionales dirigidos a someter, controlar, denigrar y agredir de manera física, psicológica y emocional a la menor pasiva, hija del último nombrado.

Esta mujer, como concubina del sujeto, la tenía bajo su cuidado, pero mediante maltrato físico, psicológico y emocional, empleando palabras denigrantes y castigos crueles, ocasionó un feo deterioro en el cuerpo de dicha menor, maltrato que culminó con la privación de la vida de la niña en el interior del domicilio familiar ubicado en el fraccionamiento Gran Santa Fe, en Ciudad Caucel.

Esto se dio el 30 de mayo, desde las 11:40 horas, en el baño del citado predio, donde la menor fue agredida por su madrastra, ocasionándole múltiples lesiones para luego dejarla encerrada llorando.

Pero más tarde, al sacarla de dicho lugar, la menor respiraba con dificultad y cuando llegó el sujeto fue omiso en procurarle el cuidado y protección a su hija, pues permaneció como si nada hasta alrededor de las 15 horas.

Ante esto la mujer pidió a su vecina, una enfermera identificada como M. G. M., quien también estaba al cuidado del hijo menor de la pareja, que atendiera a la víctima.

La revisó y pidió que la llevaran a un hospital para que la pudieran auxiliar, sin embargo los tutores decidieron ignorarla.

La enfermera, al intentar pedir ayuda, fue impedida por la pareja, que no le permitió salir de la casa.

Es por eso que cuando el imputado se tornó agresivo y culpó a su pareja, la enfermera aprovechó ese momento de discusión para pedir ayuda a un familiar, quien se comunicó al número de emergencia y minutos después arribaron elementos de la Secretaría de Seguridad Pública, quienes auxiliaron a la enfermera.

Sin embargo no pudieron hacer nada por la menor, pues ya no tenía signos vitales.

Por tal motivo se configuró el feminicidio, debiéndose la razón de género en la privación de la vida, a las lesiones infamantes que presentó la menor, la violencia familiar previa, la relación de parentesco, confianza y subordinación de la menor pasiva con sus agresores y al estado de indefensión y vulnerabilidad en que se encontraba al ser violentada reiteradamente hasta su deceso ocasionado por un traumatismo encefálico, tal como determinó el perito médico que realizó la necropsia.

Continue Reading

Más visto

Copyright © 2022 Presidio MX. Sitio desarrollado por Yabodev

error: Content is protected !!