Compartir

El cuerpo ensangrentado y sin vida de un joven fue arrojado este mediodía en un terreno baldío que colinda con el Periférico de Mérida, al poniente de la ciudad.
El cadáver estaba bañado en sangre, según relato de vecinos de la colonia El Porvenir en cuyas puertas fue lanzado el cuerpo desde una camioneta en movimiento.
Tras el reporte, en minutos la Policía Estatal logró la detención de dos sujetos luego de una breve persecución en calles del poniente de Mérida.
Los hechos ocurrieron al mediodía de este jueves, cuando presuntamente tres varones a bordo de una Honda Ridgeline tipo Pick up de color blanco, con placas YR-0038-A, se aproximaron a los límites de la colonia El Porvenir con el Anillo Periférico.
Cuando estaban a la altura de la calle 39-C por 140 de dicha colonia, a 50 metros de la vía del Periférico, lanzaron el cuerpo hacia la calle y enseguida se dieron a la fuga hacia la ciudad, rumbo al oriente.
Una vecina que atestiguó el hecho dio aviso a la Policía de que estaban “tirando basura” desde una camioneta y proporcionó sus características.
Sin embargo, al acercarse a la “basura” se percató de que se trataba de un cuerpo humano ensangrentado y alertó al agente que aún tenía en la línea.
De inmediato la SSP hizo un seguimiento mediante las videocámaras del sector y se ubicó a la camioneta blanca cuando circulaba en calles del fraccionamiento Pensiones.
Los sujetos se encontraron de frente con una unidad de la SSP cuyos ocupantes les marcaron el alto. En vez de detenerse huyeron velozmente hacia Pensiones séptima etapa, donde la unidad policial les cerró el paso en la calle 84 por 11-A1 y 13-1.

Los elementos detuvieron a uno de los presuntos asesinos dentro del vehículo y otro huyó corriendo hasta una casa, donde fue capturado. Se indicó que habría uno más prófugo.
El cuerpo fue identificado como José Armando Acosta Cruz, de 25 años de edad, vecino de Mérida, quien laboraba en unas oficinas ubicadas frente al parque de Itzimná, al norte de la ciudad.
Ahí fue abordado por los tres sujetos, de unos 30 años de edad, con el argumento de que querían comprar la camioneta que estaba en venta y diariamente era estacionada junto al parque.
Los presuntos asesinos llegaron en un auto Suzuki Swift de color gris, con placas YWG-530-C, que se quedó en el parque y fue asegurado por agentes ministeriales que montaron guardia junto a la unidad.

Los sujetos y el ahora occiso partieron con rumbo desconocido a bordo de la Honda pick up para supuestamente probarla. En su centro laboral no tuvieron noticia de él, sino hasta que el propietario de la camioneta fue localizado por la Policía e informado de los hechos.
Los homicidas no han sido identificados aún por la autoridad, pero uno de ellos es flaco, alto, de color claro y usa cabello largo tipo “rasta”. El otro es de complexión media, moreno claro, cabello corto y negro.
En forma extraoficial se manejó que la camioneta sería robada para usarse en actividades ilícitas, en tanto que personas cercanas a la víctima indican que los sospechosos al parecer eran sus conocidos.
El joven asesinado era un leal empleado del propietario de la camioneta Honda, quien tiene unas oficinas en la calle 20 por 19 y 21 frente al parque de Itzimná y al que se le veía sumamente consternado por el suceso.

Síguenos en Facebook Presidio MX: https://www.facebook.com/PresidioOnline/

VIDEO:

Comments are closed.