Compartir

La camioneta Mazda CX3 que fue sustraída del fraccionamiento Pacabtún de Mérida “ya apareció”: está en el corralón número 2 que opera la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), según dijeron hoy autoridades al propietario afectado.

Está “guardada” en ese sitio sin explicarse a su dueño por qué fue despojado de la unidad modelo 2019, con placas YXM-156-C, pues no existe denuncia, ni está sujeta a alguna investigación, admitió personal de la Fiscalía General del Estado.

Ayer PRESIDIO hizo pública la denuncia del señor Ubaldo Sánchez Abán, vecino del oriente de Mérida quien fue víctima de presuntos agentes ministeriales que están sustrayendo vehículos particulares bajo el argumento de estar involucrados en hechos ilícitos: https://www.facebook.com/PresidioOnline/videos/507124207358297

El señor Sánchez Abán acudió hoy a pedir una explicación sobre su camioneta Mazda de color rojo que fue “levantada” afuera de su casa, el jueves a las 3 de la tarde, por sujetos que portaban armas y que lo amenazaron a él y su familia de no impedirlo o serían detenidos.

En la agencia de la Fiscalía que se localiza en el fraccionamiento Fidel Velázquez le dijeron que “saben” que su unidad con valor de 360 mil pesos está en el corralón de la SSP. Incluso los agentes ya averiguaron que el vehículo no tiene infracción, ni existe investigación para tenerla retenida.

Sin embargo, el propietario tendrá que esperar hasta el viernes próximo para ver si la pueden liberar, porque se requiere una orden por escrito por parte de la autoridad investigadora donde se reconozca que “está limpia”.

Por lo pronto, en la agencia de la Fidel Velázquez no hay denuncia relacionada con ese vehículo. Se levantó un acta, pero no hay orden de nada, informó una licenciada de nombre Karen, que recibió la instrucción de la titular de dicha oficina, identificada como “Rubí”.

Hasta que nos llegue el reporte de que el carro está limpio, levanto un escrito y con ello van al edificio en Periférico y liberan el carro, explicó la empleada, según narró el ciudadano afectado.

Esto lleva tiempo, anticipó, pero si desean agilizarlo pueden presentarse en el edificio de la SSP en Periférico para que les den un oficio donde se asiente que el vehículo no debe nada, ni tiene delito bajo investigación y me lo traen.

El señor Ubaldo y su esposa se dirigieron al edificio de la SSP, donde un elemento desde la ventanilla –no les permitieron ingresar- les dijo que tienen que ir con una orden firmada por la licenciada de la agencia de la Fidel Velázquez donde diga que el carro está “limpio”, sin delito, para poder liberarlo.

Al regresar a la agencia investigadora, la misma licenciada indicó que esa orden por escrito tendrían que recibirla primero del edificio central de la Fiscalía ubicado en Periférico.

El señor Sánchez Abán se quejó de que “nos están haciendo dar vueltas y no dan razón de nada”, luego de que su camioneta fuera robada por presuntos agentes civiles en la calle 41 por 48 y 50, junto al parque “El pez volador”. En la operación de sustracción fue empleada una grúa de la SSP con número económico 936.

En lo que sí fueron claros en la agencia investigadora de la Fidel Velázquez es que, efectivamente, ya hicieron una investigación previa y confirmaron que no hay nada en su contra para que se hayan llevado el vehículo estacionado afuera de su casa, indicó a PRESIDIO.

Al salir de esa oficina, relató, “no sé si en burla o en serio, unos agentes judiciales que estaban afuera me dijeron que mejor haga un reportaje donde yo le exija a Saidén Ojeda que me devuelva mi vehículo”.

El afectado precisó a este medio que el día de los hechos denunció el robo con su agencia aseguradora Banorte y fue ajustador a su domicilio para atender el reporte, pero le dijo que habría que esperar el documento oficial donde diga que “está limpio” de delito para que puedan proceder.

La agencia automotriz Mazda, indicó, retiene de su pensión los pagos mensuales por el vehículo cada día 16, mediante convenio con el banco, por 5 mil 800 pesos, incluyendo el pago del seguro.

Don Ubaldo aseguró que su último pago fue descontado en febrero pasado y que se encuentra totalmente al día, de modo que descartó que dicha sustracción fue una acción de la empresa para recuperar la unidad por morosidad.

Hay que mencionar que, según mensajes recibidos entre ayer y hoy en PRESIDIO tras el reporte de ayer en vivo, hay varias personas afectadas por este modus operandi oficial, algunas de las cuales aún no logran recuperar sus vehículos luego de meses de dar vueltas entre la Fiscalía estatal y la Policía Yucateca.