Compartir


La conjuntivitis es pasajera y no hay medicamento para ello; sólo queda aguantarse las molestias y esperar a que «solita» desaparezca, respondió la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY) ante la epidemia que tiene saturadas las clínicas y consultorios de la entidad.
Sostuvo asimismo que las personas con conjuntivitis pueden continuar asistiendo a la escuela y al trabajo, pues no hay motivo para ausentarse si el médico determina que se trata de un caso “leve”.
PRESIDIO publicó ayer un testimonio en video enviado por un derechohabiente del IMSS en Ciudad Caucel, al poniente de Mérida, que muestra el malestar de enfermos y personal médico por la saturación de los consultorios ante la epidemia.
La situación comienza a salirse de control y algunas clínicas locales del Seguro Social han tenido que habilitar consultorios especiales para recibir sólo los casos de conjuntivitis, mientras los pacientes esperan hasta siete horas, o más, para ser atendidos.
Consultado sobre cómo afrontar la enfermedad, que tiene saturados los servicios médicos y ha provocado un desbasto de medicamentos, el Sector Salud dijo que más que medicinas o gotas, el mejor remedio es el lavado de manos.
“Para el lavado de manos y las medidas higiénicas no se necesitan medicamentos”, aseguró el secretario estatal de Salud, Jorge Mendoza Mézquita.
“Si se lavan las manos no se contagia; el virus sólo se transmite a través de las manos, no de ojo a ojo”, expresó.
“La conjuntivitis viene, se va y se resuelve sola; solita se va a quitar. Se pueden dar medicamentos para aliviar las molestias, pero ninguno elimina la conjuntivitis”, dijo en declaraciones ofrecidas a PRESIDIO.
Por ello no consideró necesario expedir una incapacidad a todas las personas que presenten los síntomas, ya que algunas tienen una afección “leve” y no lo ameritan, sólo los casos “severos”.
La SSY reconoció, no obstante, que algunos casos “leves” que no se atiendan pueden empeorar y causar serios problemas oculares y extraoculares.
La autoridad sanitaria pedirá a la Secretaría de Educación que en todas las escuelas se ponga gel antibacterial en la entrada de los salones, pues es donde más contagios se dan. Y que los alumnos se laven las manos la mayor cantidad de veces.
Opinó que esta situación de epidemia “sólo durará unas semanas” y comenzará a disminuir, ya que las molestias en una persona enferma duran siete días.
Mientras eso ocurre, la SSY recomendó aislar a los enfermos, lavarse con frecuencia las manos, limpiar los objetos que estén en contacto con ojos o nariz, evitar tocarse los ojos y separar utensilios de alimentos y de uso personal del paciente.
Contradictoriamente, la propia Secretaría de Salud del Gobierno de Yucatán pidió que los enfermos no asistan a eventos multitudinarios o lugares con gran afluencia de personas, como iglesias, albercas, balnearios, escuelas, guarderías y sitios de trabajo, pero no ofrece la garantía de que esas ausencias serán justificadas.

Comments are closed.